No items found.
Foto de Ron Lach  

Bienvenidas a esta sección de espiritualidad, y quiero comenzar agradeciendo a la Revista LEVEL por la bella oportunidad de llegar a ustedes con mensajes de crecimiento, de felicidad y de amor.

En las entradas anteriores, mi pretensión era mostrar que la espiritualidad es una dimensión de la vida, que va más allá las creencias religiosas, de los ritos o los dogmas, y que se manifiesta en la cotidianidad como bienestar integral, e intimidad profunda con la divinidad presente en nuestro ser. Una espiritualidad que se expresa en contrastes, en poesía, en erotismo, en sombras y luces, en belleza y aventuradas búsquedas.

En el presente escrito, quiero invitar a que esa vivencia espiritual comience con el amor propio. Y más que acciones, las siguientes propuestas son actitudes de auto respeto, cuidado, y merecimiento.

A continuación, algunos detalles de “fina coquetería” que te ayudarán a cultivar ese primer amor en el día a día:

La noche anterior prepara la ropa que vas a utilizar en la mañana, y cuida que esté limpia, en buen estado y que exprese con algún detalle de color o de adorno la alegría de vivir

Antes de dormir prepara la cama, date tiempo para que esté bien tendida, si te gusta puedes colocarle un poco de perfume. Comprueba que las sábanas, y en particular el colchón, estén en perfecto estado, no sólo por tu salud sino porque ahí descansará la persona más importante…TÚ.

Momentos previos a cerrar los ojos reconócete todo lo bueno, valioso y productivo que realizaste durante tu jornada, y siente reconocimiento y gozo por tus pequeños y grandes logros del día.

Acompaña este reconocimiento con unas caricias en tu rostro, un abrazo cruzado sobre tu pecho, un auto consentirte sensual o simplemente un silencio profundo y restaurador.

Si te nace, en este momento antes de dormir, también podrías hacer una meditación corta o una oración de agradecimiento.

Al despertar, en ese espacio entre el sueño y la vigilia aprovecha para colocar con profundo amor una frase de poder en tu vida: me amo, me respeto, me valoro, me perdono, merezco ser feliz, plena, saludable y próspera.

Cuando ya estés despierta, date a ti misma los buenos días con entusiasmo y en voz alta. Aprovecha, apenas salgas de la cama, para recordarte cuál es el propósito que te lleva cada mañana a levantarte y a tomar nuevas fuerzas para afrontar tu jornada con valentía

Al estar frente al espejo que sea la oportunidad para decirte frases bellas, para reconocer el valor de tu cuerpo, para animarte a nuevas metas y dejar aparte las críticas y los comentarios destructivos sobre la apariencia. Si cultivas amor para ti, serán como semillas que florecerán en tu físico, en tu mente y en tu corazón.

Aprovecha también el espejo para sonreírte, para hacerte un guiño gracioso, para mirarte con picardía y para reírte de ti misma, pues el reflejo te enseñará que si le sonríes a la vida, ella también te sonreirá en abundancia. Intenta, de igual manera, reírte a carcajadas, pues, además de oxigenar tu cuerpo es una excelente terapia de sanación.

Es igualmente acto de amor propio unos minutos de ejercicio para ponerte en forma, mejorar tu respiración y rejuvenecer. La actividad física es un placer y un auto compromiso con tu bienestar, tu salud y tu deseo de sentirte cada vez mejor en mente, cuerpo y corazón.

A lo largo del día consiéntete con pequeños detalles, reconoce y celebra tus éxitos cotidianos, busca hacer pausas de descanso, escucha la música que te gusta, aliméntate saludablemente, llama a una persona que traiga alegría oír, y déjate notas positivas desafiándote a nuevas metas y experiencias.

Otra forma de expresarte que te amas, es cada día ahorrar para juntar dinero con el propósito de darte un gusto, de hacerte una invitación, de comprarte ese lujo que te pone tan contenta, o simplemente alegrarte de compartirlo con tus seres queridos.

Aprende a darte auto masajes, a preparar fórmulas naturales para tu belleza, a cuidar de tu piel, de tu cabello, a consentir tus pies y tus manos, a buscar espacios para en intimidad, y a bailar y cantar con el único motivo de estar dichosa de vivir.

De igual forma, tener en orden tus espacios, poner al día tus asuntos y seleccionar a las personas que te rodean. Pues de nada vale intentar disfrutar de los frutos de la ternura y el autocuidado sino se tiene un ambiente saludable, luminoso, tranquilo y gratificante que lo sostenga.

Sentirse en amor es aprender a vivir en armonía, perdonar, compartir, experimentar, disfrutar del placer, soñar, dejarnos sorprender, vencer los miedos, y lo más importante ser auténticamente TÚ, sin importar lo que digan o piensen los demás.

Gracias por tu lectura y nos encontraremos en un próximo escrito.

Te comparto mis datos de redes sociales

Email: teologosalazar@gmail.com

Youtube:  embellece tu vida fsalazarguerrero

Instagram: @fsalazarguerrero

Twitter:@fsalazarguerrer

Galería

No items found.
Foto de Ron Lach  

Bienvenidas a esta sección de espiritualidad, y quiero comenzar agradeciendo a la Revista LEVEL por la bella oportunidad de llegar a ustedes con mensajes de crecimiento, de felicidad y de amor.

En las entradas anteriores, mi pretensión era mostrar que la espiritualidad es una dimensión de la vida, que va más allá las creencias religiosas, de los ritos o los dogmas, y que se manifiesta en la cotidianidad como bienestar integral, e intimidad profunda con la divinidad presente en nuestro ser. Una espiritualidad que se expresa en contrastes, en poesía, en erotismo, en sombras y luces, en belleza y aventuradas búsquedas.

En el presente escrito, quiero invitar a que esa vivencia espiritual comience con el amor propio. Y más que acciones, las siguientes propuestas son actitudes de auto respeto, cuidado, y merecimiento.

A continuación, algunos detalles de “fina coquetería” que te ayudarán a cultivar ese primer amor en el día a día:

La noche anterior prepara la ropa que vas a utilizar en la mañana, y cuida que esté limpia, en buen estado y que exprese con algún detalle de color o de adorno la alegría de vivir

Antes de dormir prepara la cama, date tiempo para que esté bien tendida, si te gusta puedes colocarle un poco de perfume. Comprueba que las sábanas, y en particular el colchón, estén en perfecto estado, no sólo por tu salud sino porque ahí descansará la persona más importante…TÚ.

Momentos previos a cerrar los ojos reconócete todo lo bueno, valioso y productivo que realizaste durante tu jornada, y siente reconocimiento y gozo por tus pequeños y grandes logros del día.

Acompaña este reconocimiento con unas caricias en tu rostro, un abrazo cruzado sobre tu pecho, un auto consentirte sensual o simplemente un silencio profundo y restaurador.

Si te nace, en este momento antes de dormir, también podrías hacer una meditación corta o una oración de agradecimiento.

Al despertar, en ese espacio entre el sueño y la vigilia aprovecha para colocar con profundo amor una frase de poder en tu vida: me amo, me respeto, me valoro, me perdono, merezco ser feliz, plena, saludable y próspera.

Cuando ya estés despierta, date a ti misma los buenos días con entusiasmo y en voz alta. Aprovecha, apenas salgas de la cama, para recordarte cuál es el propósito que te lleva cada mañana a levantarte y a tomar nuevas fuerzas para afrontar tu jornada con valentía

Al estar frente al espejo que sea la oportunidad para decirte frases bellas, para reconocer el valor de tu cuerpo, para animarte a nuevas metas y dejar aparte las críticas y los comentarios destructivos sobre la apariencia. Si cultivas amor para ti, serán como semillas que florecerán en tu físico, en tu mente y en tu corazón.

Aprovecha también el espejo para sonreírte, para hacerte un guiño gracioso, para mirarte con picardía y para reírte de ti misma, pues el reflejo te enseñará que si le sonríes a la vida, ella también te sonreirá en abundancia. Intenta, de igual manera, reírte a carcajadas, pues, además de oxigenar tu cuerpo es una excelente terapia de sanación.

Es igualmente acto de amor propio unos minutos de ejercicio para ponerte en forma, mejorar tu respiración y rejuvenecer. La actividad física es un placer y un auto compromiso con tu bienestar, tu salud y tu deseo de sentirte cada vez mejor en mente, cuerpo y corazón.

A lo largo del día consiéntete con pequeños detalles, reconoce y celebra tus éxitos cotidianos, busca hacer pausas de descanso, escucha la música que te gusta, aliméntate saludablemente, llama a una persona que traiga alegría oír, y déjate notas positivas desafiándote a nuevas metas y experiencias.

Otra forma de expresarte que te amas, es cada día ahorrar para juntar dinero con el propósito de darte un gusto, de hacerte una invitación, de comprarte ese lujo que te pone tan contenta, o simplemente alegrarte de compartirlo con tus seres queridos.

Aprende a darte auto masajes, a preparar fórmulas naturales para tu belleza, a cuidar de tu piel, de tu cabello, a consentir tus pies y tus manos, a buscar espacios para en intimidad, y a bailar y cantar con el único motivo de estar dichosa de vivir.

De igual forma, tener en orden tus espacios, poner al día tus asuntos y seleccionar a las personas que te rodean. Pues de nada vale intentar disfrutar de los frutos de la ternura y el autocuidado sino se tiene un ambiente saludable, luminoso, tranquilo y gratificante que lo sostenga.

Sentirse en amor es aprender a vivir en armonía, perdonar, compartir, experimentar, disfrutar del placer, soñar, dejarnos sorprender, vencer los miedos, y lo más importante ser auténticamente TÚ, sin importar lo que digan o piensen los demás.

Gracias por tu lectura y nos encontraremos en un próximo escrito.

Te comparto mis datos de redes sociales

Email: teologosalazar@gmail.com

Youtube:  embellece tu vida fsalazarguerrero

Instagram: @fsalazarguerrero

Twitter:@fsalazarguerrer

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © RevistaLevel.com.co

Arriba