La Fábrica de Vida Nazi “No Eligieron Vivir” y la Fábrica de Muerte Insurgente “No Eligieron Morir”

April 17, 2020
Columna
por:
No items found.
Mateus Campos Felipe

LA FÁBRICA DE VIDA NAZI: “NO ELIGIERON VIVIR”

Lebensborn un término alemán, que significa “Fuente de Vida” fue una organización Nazi, creada por el siniestro líder de la SS Heinrich Himmler, con el propósito de expandir la raza de  “los súper humanos”, este seguidor de Hitler, creó una fábrica de bebés, un experimento biológico para extender el poderío alemán. Miles de mujeres prestaron sus vientres para participar voluntariamente del proyecto, situación que después de la guerra les causaría rechazo y exclusión social por haber mantenido relaciones con soldados del régimen del Führer.

El experimento de reproducción selectiva, fue una especie de manipulación de la Vida, estos bebés no eligieron nacer y luego ser estigmatizados como los hijos e hijas de la vergüenza alemana. Así mismo, este programa se relaciona con el secuestro de cientos de niños y niñas con características raciales arias, ellas y ellos, provenían en su mayoría del Noreste de Europa, se ubicaron en orfanatos alemanes, y posteriormente entraron en el programa de adopción para familias Nazis.

Los niños y niñas raptados que no cumplían con las condiciones de “superioridad genética” se trasladaron a campos de concentración Nazi, su destino fue el exterminio, con ello, los seguidores de Hitler creían que evitaban la expansión de “genes impuros”. Un aterrador experimento en el que los Alemanes se proclaman dueños de la Vida.

Los niños y las niñas “arios” que sobrevivieron a la guerra, tal vez habrían elegido no vivir o no nacer, teniendo en cuenta lo que representó la alemania Nazi, discriminación, exclusión social y genocidio contra quienes consideraban una “raza inferior”, después de la guerra sufrieron señalamientos como la calificación de abominaciones de Hitler y sus madres fueron condenadas al ostracismo social.

La fábrica de Vida Nazi, no era realmente la fuente de la vida, sino más bien la fuente del perpetuamiento de discursos de odio, xenofobia y discriminación que imperaron en la Alemania de entonces. Este experimento eugenésico para mejorar la selección natural fue casi tan macabro como el genocidio de miles de personas en cámaras de gas. 


LA FÁBRICA DE MUERTE INSURGENTE: “NO ELIGIERON MORIR”

Si en la Alemania Nazi, los niños y niñas de Lebensborn no eligieron vivir, en Colombia en el contexto del conflicto armado, ellos y ellas no eligieron morir antes de nacer. Hoy, en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), se encuentran documentados una cantidad indefinida de crímenes contra la libertad sexual y la libertad reproductiva, hechos reconstruidos con los testimonios de mujeres y niñas de la guerrilla que sufrieron todo tipo de violencias, entre ellas, los abortos forzados.

Estos testimonios, dan cuenta de una violencia sistemática que atentó contra la integridad, la salud y la vida de mujeres que quedaban en estado de embarazo, algunas de ellas cuentan que pensaron en huir de los campamentos para lograr tener a sus hijos e hijas, sin embargo, en contra de su voluntad fueron sometidas a la práctica de abortos clandestinos en las peores condiciones de salubridad.

En el período del conflicto armado colombiano se practicaron cerca de mil (1.000) abortos forzados, en la mayoría de los casos las mujeres sometidas a esta práctica quedaron con graves problemas físicos y psicológicos. Estos son crímenes de lesa humanidad que atentaron contra el ejercicio libre de la maternidad, la vida y la dignidad.

Muy seguramente, algunas de estas madres no eligieron la muerte anticipada de sus hijos e hijas, soñaron con dar vida en medio de la guerra, no obstante, esta posibilidad les fue arrebatada de forma cruel, como les fueron también arrebatadas muchas de sus libertades.

En el contexto Nazi, los niños y niñas no eligieron vivir y en el contexto de la guerra colombiana ellos y ellas, no eligieron morir. Estos escenarios de violencia, guerra y cultura de terror, restringen el sentido de elegir, fácilmente se transgrede la línea entre la vida y la muerte; fue el tirano el que decidió quién vive y cómo vive y quién muere y cómo muere, los dos casos son graves vulneraciones a los Derechos Humanos e Infracciones al Derecho Internacional Humanitario, que se apilan en “la fábrica de vida y la fábrica de muerte” 

¿Cuál es tu elección?

La Fábrica de Vida Nazi “No Eligieron Vivir” y la Fábrica de Muerte Insurgente “No Eligieron Morir”

Columna
por:
April 15, 2020
No items found.

Galería

No items found.
Mateus Campos Felipe

LA FÁBRICA DE VIDA NAZI: “NO ELIGIERON VIVIR”

Lebensborn un término alemán, que significa “Fuente de Vida” fue una organización Nazi, creada por el siniestro líder de la SS Heinrich Himmler, con el propósito de expandir la raza de  “los súper humanos”, este seguidor de Hitler, creó una fábrica de bebés, un experimento biológico para extender el poderío alemán. Miles de mujeres prestaron sus vientres para participar voluntariamente del proyecto, situación que después de la guerra les causaría rechazo y exclusión social por haber mantenido relaciones con soldados del régimen del Führer.

El experimento de reproducción selectiva, fue una especie de manipulación de la Vida, estos bebés no eligieron nacer y luego ser estigmatizados como los hijos e hijas de la vergüenza alemana. Así mismo, este programa se relaciona con el secuestro de cientos de niños y niñas con características raciales arias, ellas y ellos, provenían en su mayoría del Noreste de Europa, se ubicaron en orfanatos alemanes, y posteriormente entraron en el programa de adopción para familias Nazis.

Los niños y niñas raptados que no cumplían con las condiciones de “superioridad genética” se trasladaron a campos de concentración Nazi, su destino fue el exterminio, con ello, los seguidores de Hitler creían que evitaban la expansión de “genes impuros”. Un aterrador experimento en el que los Alemanes se proclaman dueños de la Vida.

Los niños y las niñas “arios” que sobrevivieron a la guerra, tal vez habrían elegido no vivir o no nacer, teniendo en cuenta lo que representó la alemania Nazi, discriminación, exclusión social y genocidio contra quienes consideraban una “raza inferior”, después de la guerra sufrieron señalamientos como la calificación de abominaciones de Hitler y sus madres fueron condenadas al ostracismo social.

La fábrica de Vida Nazi, no era realmente la fuente de la vida, sino más bien la fuente del perpetuamiento de discursos de odio, xenofobia y discriminación que imperaron en la Alemania de entonces. Este experimento eugenésico para mejorar la selección natural fue casi tan macabro como el genocidio de miles de personas en cámaras de gas. 


LA FÁBRICA DE MUERTE INSURGENTE: “NO ELIGIERON MORIR”

Si en la Alemania Nazi, los niños y niñas de Lebensborn no eligieron vivir, en Colombia en el contexto del conflicto armado, ellos y ellas no eligieron morir antes de nacer. Hoy, en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), se encuentran documentados una cantidad indefinida de crímenes contra la libertad sexual y la libertad reproductiva, hechos reconstruidos con los testimonios de mujeres y niñas de la guerrilla que sufrieron todo tipo de violencias, entre ellas, los abortos forzados.

Estos testimonios, dan cuenta de una violencia sistemática que atentó contra la integridad, la salud y la vida de mujeres que quedaban en estado de embarazo, algunas de ellas cuentan que pensaron en huir de los campamentos para lograr tener a sus hijos e hijas, sin embargo, en contra de su voluntad fueron sometidas a la práctica de abortos clandestinos en las peores condiciones de salubridad.

En el período del conflicto armado colombiano se practicaron cerca de mil (1.000) abortos forzados, en la mayoría de los casos las mujeres sometidas a esta práctica quedaron con graves problemas físicos y psicológicos. Estos son crímenes de lesa humanidad que atentaron contra el ejercicio libre de la maternidad, la vida y la dignidad.

Muy seguramente, algunas de estas madres no eligieron la muerte anticipada de sus hijos e hijas, soñaron con dar vida en medio de la guerra, no obstante, esta posibilidad les fue arrebatada de forma cruel, como les fueron también arrebatadas muchas de sus libertades.

En el contexto Nazi, los niños y niñas no eligieron vivir y en el contexto de la guerra colombiana ellos y ellas, no eligieron morir. Estos escenarios de violencia, guerra y cultura de terror, restringen el sentido de elegir, fácilmente se transgrede la línea entre la vida y la muerte; fue el tirano el que decidió quién vive y cómo vive y quién muere y cómo muere, los dos casos son graves vulneraciones a los Derechos Humanos e Infracciones al Derecho Internacional Humanitario, que se apilan en “la fábrica de vida y la fábrica de muerte” 

¿Cuál es tu elección?

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba