Los Discursos de Odio Hacia la Comunidad LGBTTTIQ+

July 20, 2019
Columna
por:
No items found.
Mercedes Mehling

Para adentrarnos en el tema de los discursos de odio, es indispensable tener en cuenta las nociones básicas de género. Estas parten de un consenso académico común que diversas estudiosas en el tema han planteado a partir de la diferenciación entre sexo y género. Desde esta perspectiva, se presupone que cada persona posee un sexo, el cual es el conjunto de características biológicas azarosas, es decir, se distingue generalmente a partir de la genitalidad de cada persona, estableciendo si es mujer, hombre o intersexual, lo cual no es una condición que pueda ser elegida. En cambio, el género se convierte en una categoría de análisis debido a que hace referencia a los roles, comportamientos, actividades y atributos que en sociedad determinada en un espacio-tiempo, son asignadas a cada individuo dependiendo de su sexo a partir del cual serán explicadas las relaciones sociales. 

A partir de dicha asignación es notable que históricamente ha existido una dualidad que ha perpetuado la discriminación, la desigualdad y la invisibilización de otras formas de ser y estar. De tal forma que durante siglos existió una única forma social valida de comportarse y entender la sexualidad. Es así que las practicas o sentimientos relacionadas con el sexo, el deseo y el placer, solo podían ser posibles mediante la relación entre hombre y mujer, en el entendido de que deberían actuar de acuerdo a su masculinidad y feminidad respectivamente.  

En este sentido, los estudios de género visibilizan que no solo es posible y nunca ha existido solo esta dualidad hombre-mujer, y que no necesariamente estas responden en función de su sexo y/o género, por lo que es fundamental hablar de identidad de género y orientación sexual como categorías complementarias y que posee cada persona.

La identidad de género es la vivencia interna e individual del genero que puede o no corresponder con el sexo de la persona al nacer, y es construido junto con la orientación sexual el cual alude a la capacidad emocional y afectiva de sentir atracción hacia personas de diferente o igual sexo. Este pensamiento, ha roto con las expectativas tradicionales sobre el deber ser de los hombres y las mujeres y que a su vez ha generado nuevos prejuicios y estereotipos de genero.

La negación de algunos grupos sociales a la idea de que no necesariamente el genero se encuentra establecido en función del sexo forma parte de un sistema de creencias arraigado que no acepta y respeta la diversidad, sino que se basa dn un discurso con la finalidad de que esta comunidad sea excluida y oprimida. Por ende, existe una ideología que va en contra de toda diversidad sexogenerica, la cual es conocida como la comunidad LGBTTTI+, siglas que son utilizadas para referirse a las personas lesbianas, gay, bisexual, travesti, transgenero, transexual, intersexual, más los géneros que se agreguen.Dicha comunidad comenzó a organizarse y hacerse presente en espacios donde no eran reconocidos. De tal forma que el reclamo por la garantía a sus derechos independientemente de su identidad ha sido una constante hasta el día de hoy. 

Para fines de este artículo, no se mencionaran los avances que ha tenido la comunidad LGBTTTI+ en materia de derechos humanos, ya los logros alcanzados se sitúan de diferente manera en las localidades o los países. Sin embargo, se hará hincapié en algunos discursos que se han pronunciado a partir de la visbilización y el reclamo de derechos de la comunidad. 

La importancia de contrarrestar las narrativas de odio es que estas pueden generar desde discriminación, vulnerando los derechos humanos, hasta realizar actos violentos que atenten contra la integridad de las personas. Para ejemplificar estos discursos se consideraron las llamadas “terapias de conversión”. A partir del rechazo hacia las personas que no son heterosexuales, principalmente por el paradigma religioso, se emplean una serie de actividades hacia la persona que se identifica con la comunidad, con la idea de que puede ser revertida su elección de género,  en palabras del arzobispo de Morelos en México, “si hay un cambio y una conversión, bendito sea Dios”.

En España se puede considerar el autobús que estuvo circulando por parte del grupo Hazte Oír, con frases como “los niños tienen pene, las niñas tienen vulva, que no te engañen” que expresaban públicamente el rechazo a las relaciones homosexuales así como una supuesta preocupación por la destrucción de la “familia natural”. Por otra parte, también existe en Rusia una preocupación por la organización de redadas principalmente en Chechenia contra la comunidad gay y mujeres lesbianas, existiendo la represión desde la forma de actuar, vestir y comunicarse ya que la persona que sea o parezca gay o lesbiana es detenida.

De igual forma, han sido publicados diversas notas de jefes de Estado que también han expresado su inconformidad y han buscado legislar en contra de este grupo. En Brasil, el presidente señaló  “Si quieren venir a tener sexo con una mujer, adelante. Pero no podemos dejar que este lugar sea conocido como un paraíso para el turismo gay. Tenemos familias”.  Ante dichos señalamientos que atentan contra el ideal de consolidar sociedades más inclusivas y respetuosas por la diversidad, se considera fundamental el trabajo que han realizado organizaciones, activistas, periodistas, etc., al señalar y visibilizar este tipo de discursos que incitan al odio y la violencia y puedan ser contrarrestados mediante las acciones individuales, hasta la presentación de recomendaciones sobre acciones que podría tomar el Estado, como por ejemplo sancionar a las personas que promuevan este tipo de discursos.


Los Discursos de Odio Hacia la Comunidad LGBTTTIQ+

July 20, 2019
Columna
por:
No items found.

Galería

No items found.
Mercedes Mehling

Para adentrarnos en el tema de los discursos de odio, es indispensable tener en cuenta las nociones básicas de género. Estas parten de un consenso académico común que diversas estudiosas en el tema han planteado a partir de la diferenciación entre sexo y género. Desde esta perspectiva, se presupone que cada persona posee un sexo, el cual es el conjunto de características biológicas azarosas, es decir, se distingue generalmente a partir de la genitalidad de cada persona, estableciendo si es mujer, hombre o intersexual, lo cual no es una condición que pueda ser elegida. En cambio, el género se convierte en una categoría de análisis debido a que hace referencia a los roles, comportamientos, actividades y atributos que en sociedad determinada en un espacio-tiempo, son asignadas a cada individuo dependiendo de su sexo a partir del cual serán explicadas las relaciones sociales. 

A partir de dicha asignación es notable que históricamente ha existido una dualidad que ha perpetuado la discriminación, la desigualdad y la invisibilización de otras formas de ser y estar. De tal forma que durante siglos existió una única forma social valida de comportarse y entender la sexualidad. Es así que las practicas o sentimientos relacionadas con el sexo, el deseo y el placer, solo podían ser posibles mediante la relación entre hombre y mujer, en el entendido de que deberían actuar de acuerdo a su masculinidad y feminidad respectivamente.  

En este sentido, los estudios de género visibilizan que no solo es posible y nunca ha existido solo esta dualidad hombre-mujer, y que no necesariamente estas responden en función de su sexo y/o género, por lo que es fundamental hablar de identidad de género y orientación sexual como categorías complementarias y que posee cada persona.

La identidad de género es la vivencia interna e individual del genero que puede o no corresponder con el sexo de la persona al nacer, y es construido junto con la orientación sexual el cual alude a la capacidad emocional y afectiva de sentir atracción hacia personas de diferente o igual sexo. Este pensamiento, ha roto con las expectativas tradicionales sobre el deber ser de los hombres y las mujeres y que a su vez ha generado nuevos prejuicios y estereotipos de genero.

La negación de algunos grupos sociales a la idea de que no necesariamente el genero se encuentra establecido en función del sexo forma parte de un sistema de creencias arraigado que no acepta y respeta la diversidad, sino que se basa dn un discurso con la finalidad de que esta comunidad sea excluida y oprimida. Por ende, existe una ideología que va en contra de toda diversidad sexogenerica, la cual es conocida como la comunidad LGBTTTI+, siglas que son utilizadas para referirse a las personas lesbianas, gay, bisexual, travesti, transgenero, transexual, intersexual, más los géneros que se agreguen.Dicha comunidad comenzó a organizarse y hacerse presente en espacios donde no eran reconocidos. De tal forma que el reclamo por la garantía a sus derechos independientemente de su identidad ha sido una constante hasta el día de hoy. 

Para fines de este artículo, no se mencionaran los avances que ha tenido la comunidad LGBTTTI+ en materia de derechos humanos, ya los logros alcanzados se sitúan de diferente manera en las localidades o los países. Sin embargo, se hará hincapié en algunos discursos que se han pronunciado a partir de la visbilización y el reclamo de derechos de la comunidad. 

La importancia de contrarrestar las narrativas de odio es que estas pueden generar desde discriminación, vulnerando los derechos humanos, hasta realizar actos violentos que atenten contra la integridad de las personas. Para ejemplificar estos discursos se consideraron las llamadas “terapias de conversión”. A partir del rechazo hacia las personas que no son heterosexuales, principalmente por el paradigma religioso, se emplean una serie de actividades hacia la persona que se identifica con la comunidad, con la idea de que puede ser revertida su elección de género,  en palabras del arzobispo de Morelos en México, “si hay un cambio y una conversión, bendito sea Dios”.

En España se puede considerar el autobús que estuvo circulando por parte del grupo Hazte Oír, con frases como “los niños tienen pene, las niñas tienen vulva, que no te engañen” que expresaban públicamente el rechazo a las relaciones homosexuales así como una supuesta preocupación por la destrucción de la “familia natural”. Por otra parte, también existe en Rusia una preocupación por la organización de redadas principalmente en Chechenia contra la comunidad gay y mujeres lesbianas, existiendo la represión desde la forma de actuar, vestir y comunicarse ya que la persona que sea o parezca gay o lesbiana es detenida.

De igual forma, han sido publicados diversas notas de jefes de Estado que también han expresado su inconformidad y han buscado legislar en contra de este grupo. En Brasil, el presidente señaló  “Si quieren venir a tener sexo con una mujer, adelante. Pero no podemos dejar que este lugar sea conocido como un paraíso para el turismo gay. Tenemos familias”.  Ante dichos señalamientos que atentan contra el ideal de consolidar sociedades más inclusivas y respetuosas por la diversidad, se considera fundamental el trabajo que han realizado organizaciones, activistas, periodistas, etc., al señalar y visibilizar este tipo de discursos que incitan al odio y la violencia y puedan ser contrarrestados mediante las acciones individuales, hasta la presentación de recomendaciones sobre acciones que podría tomar el Estado, como por ejemplo sancionar a las personas que promuevan este tipo de discursos.


Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2019 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba