Carta a la Rosa Roja: 8m entre Pétalos y Espinas

March 30, 2020
Columna
por:
No items found.
Nikita Tikhomirov

Querida Rosa Luxemburgo

 

“Tu escribiste con tu puño y letra, cartas de política y amor,

versos apasionados sobre la necesidad de un mundo mejor,

palabras revolucionarias que estremecen la mente y el espíritu,

reflejo de tu lucha proletaria, feminista, antimilitarista y pacífica.

Tus palabras nunca morirán, así los fusiles hayan masacrado tu cuerpo

Tu lema sobrevivió: Libertad es siempre la libertad del que piensa distinto”

 

 Te escribo a ti, Rosa Roja, alma de la revolución del proletariado del siglo XX, opositora de la primera guerra mundial, amiga entrañable de Clara Zetkin la mujer detrás del 8 de marzo. Te escribo a ti, que, por tus luchas y  justas causas fuiste torturada y asesinada brutalmente a manos de los freikorps paramilitares del ejército alemán del Kaiser, de la misma forma que mueren hoy las lideresas en Colombia que luchan por los derechos de las mujeres …

Te escribo con el puño de mujeres que han contado miles de historias de amores, luchas, lágrimas y sangre, tus luchas son nuestras luchas, tu dolor es nuestro dolor. Tu muerte el 15 de enero de 1919, se repite hoy en cada feminicidio socio político, y es el recuerdo de la represión. Sé, que hoy lloraras irremediablemente ante la situación que te voy a contar y te preguntarás ¿Dónde quedaron tus luchas?

Un siglo después de tus reivindicaciones feministas sigue imperando la violencia contra las mujeres y el desconocimiento de nuestros derechos, y aunque abriste las puertas para un cambio, estos males que nos duelen y nos atormentan persisten en la sociedad. Estas luchas transitan entre pétalos y espinas.

Tu legado son los pétalos del cambio sociopolítico, en Colombia, por ejemplo, la ley 1257 de 2008 es un hito que reconoció los derechos de las mujeres, sin duda, un avance importante, ojalá se cumpliera lo dispuesto en este instrumento legal. Otros avances significativos se evidencian en la participación de las mujeres en la escena pública, que, aunque no alcanza niveles de equidad si reflejan un progreso, por ejemplo, su papel en el acuerdo de paz firmado en el año 2016.

Hoy, también hay mujeres destacadas en diferentes campos: deportistas, científicas, educadoras, políticas, artistas, escritoras, lideresas, que han trascendido gracias a tus luchas históricas y las de tu amiga Clara Zetkin por la reivindicación femenina.

Rosa Roja, así como dejaste pétalos, también luchaste contra las espinas que hoy siguen causando heridas, me entristece romperte el corazón con las historias de feminicidios, asesinatos de lideresas sociales, mujeres ambientalistas e indígenas, abusos de poder y violaciones de niños y niñas. En Colombia, desde el año 2018 han muerto de forma violenta cerca de 2.000 mujeres, estos feminicidios son el reflejo de una sociedad cruel en donde asesinan con impunidad. En este país violan 55 niñas diariamente y matan a una cada tres días, lo sé, es escandaloso. 

Dolorosamente también te cuento que lideresas como tú mueren cada día en similares circunstancias asesinadas por extrañas fuerzas interesadas en exterminar todo lo que representa PAZ, JUSTICIA SOCIAL Y CAMBIO POLÍTICO, ANTE LA MIRADA DE UN ESTADO AUSENTE Y UNA SOCIEDAD INDIFERENTE.

Querida Rosa, hoy te escribo un siglo después de tu injusta muerte para agradecer tu legado, hoy gracias a ti y a Clara Zetkin, se conmemora el 8 de marzo, el primer Día Internacional por los Derechos de las Mujeres resultado de la lucha feminista, en especial de las mujeres trabajadoras. Hoy, las Defensoras de Derechos Humanos y Derechos de las Mujeres transmitimos tu historia y no olvidamos tu memoria. Tu muerte y la de miles de mujeres de paz, no puede ser en vano, seguimos adelante ¡En defensa de la VIDA y de la LIBERTAD!

Que vivan tus palabras dictadas por el cambio: ¡Yo fui, yo soy y yo seré!

Descansa en Paz 

Carta a la Rosa Roja: 8m entre Pétalos y Espinas

Columna
por:
February 28, 2020
No items found.

Galería

No items found.
Nikita Tikhomirov

Querida Rosa Luxemburgo

 

“Tu escribiste con tu puño y letra, cartas de política y amor,

versos apasionados sobre la necesidad de un mundo mejor,

palabras revolucionarias que estremecen la mente y el espíritu,

reflejo de tu lucha proletaria, feminista, antimilitarista y pacífica.

Tus palabras nunca morirán, así los fusiles hayan masacrado tu cuerpo

Tu lema sobrevivió: Libertad es siempre la libertad del que piensa distinto”

 

 Te escribo a ti, Rosa Roja, alma de la revolución del proletariado del siglo XX, opositora de la primera guerra mundial, amiga entrañable de Clara Zetkin la mujer detrás del 8 de marzo. Te escribo a ti, que, por tus luchas y  justas causas fuiste torturada y asesinada brutalmente a manos de los freikorps paramilitares del ejército alemán del Kaiser, de la misma forma que mueren hoy las lideresas en Colombia que luchan por los derechos de las mujeres …

Te escribo con el puño de mujeres que han contado miles de historias de amores, luchas, lágrimas y sangre, tus luchas son nuestras luchas, tu dolor es nuestro dolor. Tu muerte el 15 de enero de 1919, se repite hoy en cada feminicidio socio político, y es el recuerdo de la represión. Sé, que hoy lloraras irremediablemente ante la situación que te voy a contar y te preguntarás ¿Dónde quedaron tus luchas?

Un siglo después de tus reivindicaciones feministas sigue imperando la violencia contra las mujeres y el desconocimiento de nuestros derechos, y aunque abriste las puertas para un cambio, estos males que nos duelen y nos atormentan persisten en la sociedad. Estas luchas transitan entre pétalos y espinas.

Tu legado son los pétalos del cambio sociopolítico, en Colombia, por ejemplo, la ley 1257 de 2008 es un hito que reconoció los derechos de las mujeres, sin duda, un avance importante, ojalá se cumpliera lo dispuesto en este instrumento legal. Otros avances significativos se evidencian en la participación de las mujeres en la escena pública, que, aunque no alcanza niveles de equidad si reflejan un progreso, por ejemplo, su papel en el acuerdo de paz firmado en el año 2016.

Hoy, también hay mujeres destacadas en diferentes campos: deportistas, científicas, educadoras, políticas, artistas, escritoras, lideresas, que han trascendido gracias a tus luchas históricas y las de tu amiga Clara Zetkin por la reivindicación femenina.

Rosa Roja, así como dejaste pétalos, también luchaste contra las espinas que hoy siguen causando heridas, me entristece romperte el corazón con las historias de feminicidios, asesinatos de lideresas sociales, mujeres ambientalistas e indígenas, abusos de poder y violaciones de niños y niñas. En Colombia, desde el año 2018 han muerto de forma violenta cerca de 2.000 mujeres, estos feminicidios son el reflejo de una sociedad cruel en donde asesinan con impunidad. En este país violan 55 niñas diariamente y matan a una cada tres días, lo sé, es escandaloso. 

Dolorosamente también te cuento que lideresas como tú mueren cada día en similares circunstancias asesinadas por extrañas fuerzas interesadas en exterminar todo lo que representa PAZ, JUSTICIA SOCIAL Y CAMBIO POLÍTICO, ANTE LA MIRADA DE UN ESTADO AUSENTE Y UNA SOCIEDAD INDIFERENTE.

Querida Rosa, hoy te escribo un siglo después de tu injusta muerte para agradecer tu legado, hoy gracias a ti y a Clara Zetkin, se conmemora el 8 de marzo, el primer Día Internacional por los Derechos de las Mujeres resultado de la lucha feminista, en especial de las mujeres trabajadoras. Hoy, las Defensoras de Derechos Humanos y Derechos de las Mujeres transmitimos tu historia y no olvidamos tu memoria. Tu muerte y la de miles de mujeres de paz, no puede ser en vano, seguimos adelante ¡En defensa de la VIDA y de la LIBERTAD!

Que vivan tus palabras dictadas por el cambio: ¡Yo fui, yo soy y yo seré!

Descansa en Paz 

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba