Evitemos El Complejo de Electra y Edipo

July 2, 2019
Columna
por:
No items found.
Pixibay

Hay que tener en cuenta que actualmente la comunidad científica cuestiona las ideas de Sigmund Freud y de Gustav Karl Jung debido a que es un tema conflictivo que busca darle explicación a los comportamientos de los niños frente a su género y sexo. Sin embargo, miraremos en detalle qué significan estos complejos y cómo pueden afectar a la sociedad. 

De acuerdo a los aportes freudianos, el Complejo de Edipo es aquel en el que el niño es atraído hacia la madre y siente animadversión hacia el padre. La rivalidad es el factor clave que determina la relación entre padre e hijo y en ocasiones el sentimiento es bilateral (el padre autoritario que es demasiado estricto con su hijo en contraposición con una madre amorosa y apegada). La ambivalencia en los sentimientos del niño se da hacia ambos progenitores y crece con el pasar de los años. 

Existen dos tipos de complejo de Edipo: el complejo positivo sería el clásico en el que el niño se siente atraído por su madre y repelido por su padre y el complejo negativo en el que sucede al contrario.

Apartandonos de las críticas a las corrientes freudianas, dicen algunos expertos que las consecuencias del complejo de Edipo persistentes pueden generar graves consecuencias en el desarrollo emocional del futuro adulto. Se ha establecido que los niños presentan este tipo de problemas hasta los 7 años y puede generar las siguientes inferencias: 

  • No relaciona sexo y amor: La ternura le es ajena al sexo.
  • Promiscuidad: A menudo, las personas que no han resuelto su complejo son incapaces de mantener una relación por temor a la intimidad.
  • Idealización: El amor se idealiza llegando a enamorarse platónicamente para no afrontar una verdadera relación de pareja.

A partir de esto y desde ahora se puede indicar que si el componente homosexual es parte constitutiva de la complejidad de la experiencia edípica (un tipo particular de elección de objeto, esto es, un objeto homosexual), se debe a que es la única vía resolutiva por la que el sujeto pudo optar.

Por otro lado el Complejo de Electra, teoría del filósofo Carl Gustav Jung, es la réplica a Freud. En 1912 sostuvo que la niña siente amor hacia el padre y aversión hacia la madre. Las diferencias con respecto al complejo de Edipo son el cambio de la zona erógena y el cambio del objeto erótico. Se ha dicho que un complejo de Electra no resuelto puede llevar a la mujer adulta a tener problemas de enamorarse o tener intimidad con otras personas. 

Ambos conceptos están determinando que los seres humanos estamos condicionados a que nuestras relaciones y comportamientos en relación a nuestra sexualidad se debe a la relación que tuvimos con nuestros padres. 

Si bien puede ser cierto que nuestras vidas, pensamientos y acciones están determinadas por nuestra infancia, es de sumo cuidado no caer en estereotipos de género en la crianza. Es decir, debemos abrirnos a no encasillar los comportamientos de los hijos hacia sus padres frente al sexo del menor. 

Un ejemplo puede ser aplicar las nuevas masculinidades, otro, enseñarles a los hijos que no hay diferencias en los seres humanos respecto a su género y que hay igualdad de oportunidades para todos en la sociedad. Si se empieza en la crianza y en los entornos del menor que es importante incluir imaginarios sin estar condicionados a estereotipos, seremos personas con menos problemas en la cotidianidad. 

_________________

REFERENCIAS

Arias, M. (1992). El malentendido de la homosexualidad. Debate Feminista,5, 331-342. Recuperado

Evitemos El Complejo de Electra y Edipo

July 1, 2019
Columna
por:
No items found.
Pixibay

Hay que tener en cuenta que actualmente la comunidad científica cuestiona las ideas de Sigmund Freud y de Gustav Karl Jung debido a que es un tema conflictivo que busca darle explicación a los comportamientos de los niños frente a su género y sexo. Sin embargo, miraremos en detalle qué significan estos complejos y cómo pueden afectar a la sociedad. 

De acuerdo a los aportes freudianos, el Complejo de Edipo es aquel en el que el niño es atraído hacia la madre y siente animadversión hacia el padre. La rivalidad es el factor clave que determina la relación entre padre e hijo y en ocasiones el sentimiento es bilateral (el padre autoritario que es demasiado estricto con su hijo en contraposición con una madre amorosa y apegada). La ambivalencia en los sentimientos del niño se da hacia ambos progenitores y crece con el pasar de los años. 

Existen dos tipos de complejo de Edipo: el complejo positivo sería el clásico en el que el niño se siente atraído por su madre y repelido por su padre y el complejo negativo en el que sucede al contrario.

Apartandonos de las críticas a las corrientes freudianas, dicen algunos expertos que las consecuencias del complejo de Edipo persistentes pueden generar graves consecuencias en el desarrollo emocional del futuro adulto. Se ha establecido que los niños presentan este tipo de problemas hasta los 7 años y puede generar las siguientes inferencias: 

  • No relaciona sexo y amor: La ternura le es ajena al sexo.
  • Promiscuidad: A menudo, las personas que no han resuelto su complejo son incapaces de mantener una relación por temor a la intimidad.
  • Idealización: El amor se idealiza llegando a enamorarse platónicamente para no afrontar una verdadera relación de pareja.

A partir de esto y desde ahora se puede indicar que si el componente homosexual es parte constitutiva de la complejidad de la experiencia edípica (un tipo particular de elección de objeto, esto es, un objeto homosexual), se debe a que es la única vía resolutiva por la que el sujeto pudo optar.

Por otro lado el Complejo de Electra, teoría del filósofo Carl Gustav Jung, es la réplica a Freud. En 1912 sostuvo que la niña siente amor hacia el padre y aversión hacia la madre. Las diferencias con respecto al complejo de Edipo son el cambio de la zona erógena y el cambio del objeto erótico. Se ha dicho que un complejo de Electra no resuelto puede llevar a la mujer adulta a tener problemas de enamorarse o tener intimidad con otras personas. 

Ambos conceptos están determinando que los seres humanos estamos condicionados a que nuestras relaciones y comportamientos en relación a nuestra sexualidad se debe a la relación que tuvimos con nuestros padres. 

Si bien puede ser cierto que nuestras vidas, pensamientos y acciones están determinadas por nuestra infancia, es de sumo cuidado no caer en estereotipos de género en la crianza. Es decir, debemos abrirnos a no encasillar los comportamientos de los hijos hacia sus padres frente al sexo del menor. 

Un ejemplo puede ser aplicar las nuevas masculinidades, otro, enseñarles a los hijos que no hay diferencias en los seres humanos respecto a su género y que hay igualdad de oportunidades para todos en la sociedad. Si se empieza en la crianza y en los entornos del menor que es importante incluir imaginarios sin estar condicionados a estereotipos, seremos personas con menos problemas en la cotidianidad. 

_________________

REFERENCIAS

Arias, M. (1992). El malentendido de la homosexualidad. Debate Feminista,5, 331-342. Recuperado

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2019 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba