No items found.

Unsplash

Muchas son las historias y opiniones que se generan alrededor de la maternidad, un tema complejo porque cada uno tiene su forma de pensar y asumir las cosas. Digo complejo porque es un tema que genera controversias ya que está relacionado directamente con una imposición, aquella que te obliga a ser madre por el simple hecho de ser mujer o mejor, tener cuerpo de mujer, esto que relacionamos con comentarios como: ya estás en edad de ser madre, ¿Cuando piensas tener hijos? o una afirmación mucho más frecuente "ya te dejo el tren". Si me preguntan a mí qué pienso de la maternidad, les puedo compartir que todo cambia cuando se es madre, cuando tomas la decisión de serlo sin presión alguna sino porque así lo decidiste tu.


Para mí la maternidad siempre fue un tema de decisión propia, una decisión netamente de las mujeres, sea porque tomemos la decisión de ser madres solteras o porque tengamos al lado una persona como apoyo, la decisión es personal, tú lo sientes, lo cuidas, lo sufres y lo celebras. 


Las perspectivas cambiaron porque es muy diferente lo que se vive día a día, es en estos momentos mi alegría, es mi nuevo reto, enseñarle y transmitirle todo lo que conocemos con una perspectiva feminista para que desde pequeño entienda la importancia de esto. Cambian en el sentido de la interpretación, del sentir, pero se afianzan mis deseos para que todas las mujeres que desean ser madres lo hagan en las mejores condiciones y respetando sus derechos. 


Ser madre soltera, por otro lado, es un tabú, la relación que se establece entre maternidad y modelo de familia es muy estrecha, el modelo de familia patriarcal muestra que se debe ser madre cuando tienes una pareja, porque es el hombre el que representa la estabilidad familiar y sustento económico, pero cuando esto no es así, es otro reto, demostrar que se puede asumir la maternidad con otras formaciones familiares, que no siempre la maternidad se recibe en pareja y que muchas veces esto es más cómodo y tranquilo. 


Es también la presión social que se siente en otros momentos, en Colombia cuando una mujer va a registrar a su hijo o hija la obligan a dar un nombre masculino, informar dónde se conoció y otros datos que no deberían ser obligatorios, basta con saber que fue una decisión propia el ser madre, además para incomodidad de algunos o sorpresa de otros puedo decir que muchos procesos de la maternidad son únicamente nuestros. Celebro también el hecho de que varios hombres asuman la maternidad como propia, sin imposición alguna, porque igual que con nosotras, así debe ser. 


Me siento feliz de todo el apoyo que he encontrado en otras mujeres, mujeres que han estudiado para hacer más llevaderos ciertos procesos que durante la maternidad son difíciles como la lactancia, sus saberes hacen crecer la confianza en cada una de nosotras y creer mucho más en lo que somos y podemos hacer. La colaboración y respeto entre nosotras, tomemos la decisión que sea, nos hará luchar con más energía y demostrar que somos poder, somos fuerza. 


Finalmente, la maternidad no puede ser impuesta ni obligada porque todo lo que abarca se debe realizar con entrega y gusto, al final son ellos y ellas las que reciben todas nuestras actitudes, energías y sentimientos. Lucho por la defensa de los derechos de las mujeres, por el derecho a decidir, por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.


Porque la decisión sobre nuestros cuerpos es solo nuestra igual que el decidir ser madres. Hoy escribo esto compartiendoles mi alegría de hoy poder serlo y de haber tomado esta decisión con libertad y con el apoyo de mi amada familia.


Galería

No items found.

Unsplash

Muchas son las historias y opiniones que se generan alrededor de la maternidad, un tema complejo porque cada uno tiene su forma de pensar y asumir las cosas. Digo complejo porque es un tema que genera controversias ya que está relacionado directamente con una imposición, aquella que te obliga a ser madre por el simple hecho de ser mujer o mejor, tener cuerpo de mujer, esto que relacionamos con comentarios como: ya estás en edad de ser madre, ¿Cuando piensas tener hijos? o una afirmación mucho más frecuente "ya te dejo el tren". Si me preguntan a mí qué pienso de la maternidad, les puedo compartir que todo cambia cuando se es madre, cuando tomas la decisión de serlo sin presión alguna sino porque así lo decidiste tu.


Para mí la maternidad siempre fue un tema de decisión propia, una decisión netamente de las mujeres, sea porque tomemos la decisión de ser madres solteras o porque tengamos al lado una persona como apoyo, la decisión es personal, tú lo sientes, lo cuidas, lo sufres y lo celebras. 


Las perspectivas cambiaron porque es muy diferente lo que se vive día a día, es en estos momentos mi alegría, es mi nuevo reto, enseñarle y transmitirle todo lo que conocemos con una perspectiva feminista para que desde pequeño entienda la importancia de esto. Cambian en el sentido de la interpretación, del sentir, pero se afianzan mis deseos para que todas las mujeres que desean ser madres lo hagan en las mejores condiciones y respetando sus derechos. 


Ser madre soltera, por otro lado, es un tabú, la relación que se establece entre maternidad y modelo de familia es muy estrecha, el modelo de familia patriarcal muestra que se debe ser madre cuando tienes una pareja, porque es el hombre el que representa la estabilidad familiar y sustento económico, pero cuando esto no es así, es otro reto, demostrar que se puede asumir la maternidad con otras formaciones familiares, que no siempre la maternidad se recibe en pareja y que muchas veces esto es más cómodo y tranquilo. 


Es también la presión social que se siente en otros momentos, en Colombia cuando una mujer va a registrar a su hijo o hija la obligan a dar un nombre masculino, informar dónde se conoció y otros datos que no deberían ser obligatorios, basta con saber que fue una decisión propia el ser madre, además para incomodidad de algunos o sorpresa de otros puedo decir que muchos procesos de la maternidad son únicamente nuestros. Celebro también el hecho de que varios hombres asuman la maternidad como propia, sin imposición alguna, porque igual que con nosotras, así debe ser. 


Me siento feliz de todo el apoyo que he encontrado en otras mujeres, mujeres que han estudiado para hacer más llevaderos ciertos procesos que durante la maternidad son difíciles como la lactancia, sus saberes hacen crecer la confianza en cada una de nosotras y creer mucho más en lo que somos y podemos hacer. La colaboración y respeto entre nosotras, tomemos la decisión que sea, nos hará luchar con más energía y demostrar que somos poder, somos fuerza. 


Finalmente, la maternidad no puede ser impuesta ni obligada porque todo lo que abarca se debe realizar con entrega y gusto, al final son ellos y ellas las que reciben todas nuestras actitudes, energías y sentimientos. Lucho por la defensa de los derechos de las mujeres, por el derecho a decidir, por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.


Porque la decisión sobre nuestros cuerpos es solo nuestra igual que el decidir ser madres. Hoy escribo esto compartiendoles mi alegría de hoy poder serlo y de haber tomado esta decisión con libertad y con el apoyo de mi amada familia.


Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba