¿Hemos Pensado en las Mujeres con VIH?

June 9, 2019
Artículo
por:

Según cifras de ONU Mujeres, en 2015 había alrededor de 17,8 millones de mujeres (de 15 años o más) que vivían con el VIH, lo que equivale al 51% del total de la población adulta que vive con este virus.


Foto: Pixaby


El mismo informe de ONU Mujeres indica que el VIH afecta de manera desproporcionada a algunos grupos concretos de mujeres. Por ejemplo, a nivel mundial, las trabajadoras sexuales tienen una probabilidad aproximadamente 14 veces mayor de ser infectadas que otras mujeres en edad fértil.

En Colombia, la Cuenta de Alto Costo (CAC), organismo técnico que recopila información de las empresas aseguradoras en Colombia, reveló que, en el 2017 se registraron 4.878 en hombres y 1.381 en mujeres con VIH en el grupo de 20 a 24 años. En el grupo de 25 a 29 años, hay 9.082 hombres y 2.485 mujeres con el virus.

La dura realidad es que las mujeres que viven con VIH tienen mayor probabilidad de sufrir violencia[1], incluyendo violaciones de sus derechos sexuales y reproductivos[2]. No solo por ser estigmatizadas por las personas cercanas sino por una sociedad que mantiene el tema de VIH como un tabú.  

Para romper los imaginarios de estigmatización y prevenir prejuicios, es necesario una sociedad informada y capacitada para trabajar colectivamente a favor de un grupo de personas como son las mujeres portadoras de VHI.

La creación e implementación de políticas públicas pueden ayudar a prevenir el contagio del virus, o incluso contribuir a tratar a las mujeres afectadas por el virus, ya que los derechos de las mujeres por estar informadas y tratadas es un tema de derechos humanos.

En primer lugar, es importante contar con una base de información clara y precisa de quiénes padecen el virus. En este sentido, puedan ser invitadas a programas de capacitación e información.

No es conveniente tener una sociedad que discrimine a las mujeres que padecen el virus y en lo posible, se debe actuar para dar apertura a una sociedad consciente de los derechos sexuales y reproductivos que tiene la mujer a favor de que ella se sienta cómoda y segura de vivir. Además, el hecho de ser mujeres portadoras del virus genera que la información suministrada para los tratamientos debe ser especializada y enfocada a un público femenino.

Mujeres formadas en derechos humanos, sexuales, reproductivos, podrían ser mujeres empoderas que ayuden al cambio y transformación del país.


[1] OMS y ONUSIDA (2010). Addressing violence against women and HIV/AIDS: What works?, p. 33.

[2] ONUSIDA (2012). Together We Will End AIDS, p. 73.


¿Hemos Pensado en las Mujeres con VIH?

October 21, 2018
Artículo
por:

Según cifras de ONU Mujeres, en 2015 había alrededor de 17,8 millones de mujeres (de 15 años o más) que vivían con el VIH, lo que equivale al 51% del total de la población adulta que vive con este virus.


Foto: Pixaby


El mismo informe de ONU Mujeres indica que el VIH afecta de manera desproporcionada a algunos grupos concretos de mujeres. Por ejemplo, a nivel mundial, las trabajadoras sexuales tienen una probabilidad aproximadamente 14 veces mayor de ser infectadas que otras mujeres en edad fértil.

En Colombia, la Cuenta de Alto Costo (CAC), organismo técnico que recopila información de las empresas aseguradoras en Colombia, reveló que, en el 2017 se registraron 4.878 en hombres y 1.381 en mujeres con VIH en el grupo de 20 a 24 años. En el grupo de 25 a 29 años, hay 9.082 hombres y 2.485 mujeres con el virus.

La dura realidad es que las mujeres que viven con VIH tienen mayor probabilidad de sufrir violencia[1], incluyendo violaciones de sus derechos sexuales y reproductivos[2]. No solo por ser estigmatizadas por las personas cercanas sino por una sociedad que mantiene el tema de VIH como un tabú.  

Para romper los imaginarios de estigmatización y prevenir prejuicios, es necesario una sociedad informada y capacitada para trabajar colectivamente a favor de un grupo de personas como son las mujeres portadoras de VHI.

La creación e implementación de políticas públicas pueden ayudar a prevenir el contagio del virus, o incluso contribuir a tratar a las mujeres afectadas por el virus, ya que los derechos de las mujeres por estar informadas y tratadas es un tema de derechos humanos.

En primer lugar, es importante contar con una base de información clara y precisa de quiénes padecen el virus. En este sentido, puedan ser invitadas a programas de capacitación e información.

No es conveniente tener una sociedad que discrimine a las mujeres que padecen el virus y en lo posible, se debe actuar para dar apertura a una sociedad consciente de los derechos sexuales y reproductivos que tiene la mujer a favor de que ella se sienta cómoda y segura de vivir. Además, el hecho de ser mujeres portadoras del virus genera que la información suministrada para los tratamientos debe ser especializada y enfocada a un público femenino.

Mujeres formadas en derechos humanos, sexuales, reproductivos, podrían ser mujeres empoderas que ayuden al cambio y transformación del país.


[1] OMS y ONUSIDA (2010). Addressing violence against women and HIV/AIDS: What works?, p. 33.

[2] ONUSIDA (2012). Together We Will End AIDS, p. 73.


Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2019 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba