No items found.
vasectomía revista level
John Noonan

NO, LA VASECTOMÍA NO CAUSA IMPOTENCIA, DEJAR DE SER HOMBRE, NI DISMINUYE LA LIBIDO O LA CAPACIDAD DE SENTIR O DAR PLACER Y NO SE AMPUTA NINGUNA PARTE DE TU ANATOMÍA. INFÓRMATE.

Si no terminas de leer esto, por lo menos llévate el mensaje anterior y compártelo.

Sin duda, la anticoncepción ha sido un gran método para empoderar a la mujer, así como para incentivar el desarrollo libre y seguro de la sexualidad en todos por igual. Sin embargo, no es un misterio que la responsabilidad de la anticoncepción recae frecuentemente sobre la mujer y, aunque le permite a esta decidir sobre su propio cuerpo, sus derechos sexuales y reproductivos, también da paso a que el hombre se desentienda de esta responsabilidad. Claro está que los hombres también podemos comprar un condón, pero ¿Qué hay más allá de eso? Pues tal vez para una relación de una noche, una aventura u otras relaciones efímeras compren condones, pero en una relación a largo plazo frecuentemente dejan que la mujer se responsabilice con anticonceptivos orales, inyectados, implantes o métodos de esterilización quirúrgica. Bueno, eso si no la convencen de planificar con el salto del tigre (sí, salirse antes de eyacular, lo que no es confiable). En cuanto a los procedimientos quirúrgicos, son más frecuentes en mujeres y tienen más riesgos. Espero que con la información que presentaré más adelante el lector sea capaz de apreciar los riesgos y beneficios de la vasectomía, así como de la ligadura de trompas, y con esto entender porque los hombres somos quienes deberíamos someternos más frecuentemente a este procedimiento (y no las mujeres), el cual nos permite participar activamente en la planificación familiar tanto dentro como fuera de una relación estable.

Si bien a todos nos tienta la idea de un método anticonceptivo que no tiene fecha de caducidad, no requiere de responsabilidad y disciplina como los medicamentos, no hacer una pausa en medio de la calentura para ponerse el condón (claro que siempre debes protegerte de las enfermedades de transmisión sexual) y que te dará la paz de que un momento de impulsividad no te tome por sorpresa a los nueve meses; también a todos nos inspira miedo que sea “permanente” por la posibilidad de arrepentirnos. Pero ¿Por qué dejamos que sean las mujeres quienes se sometan a procedimientos quirúrgicos, aun en relaciones estables? ¿Está justificado?

La ligadura de trompas, también llamada Pomeroy (por ser la técnica quirúrgica más frecuente utilizada) consiste en cerrar el paso a través de las trompas de Falopio para que el óvulo y el espermatozoide no entrenen en contacto. Se puede hacer un corte de las trompas y dejar que cicatricen, poner un clip que mantenga cerrado el interior de las trompas y varios métodos más, que pueden hacerse por laparoscopia (en la que entran tubos con los instrumentos por huecos pequeños en el abdomen), por mini-laparotomía (en la cual hacen una sola apertura de 3cm) o laparotomía (más grande que la anterior y se usa tras una cesárea), y todo depende también del momento en que se haga (en conjunto con una cesárea, postparto, postaborto, sin  estar embarazada). Además, se puede retirar el útero (también conocido como matriz) cuando hay alguna otra razón para realizarlo (ej. La miomatosis). Cabe recordar también que este procedimiento invasivo dejará cicatrices en el abdomen. La efectividad varía un poco según el método, pero en general a 10 años se embaraza el 0.75%. Se puede complicar cerca del 1% (según el método) y la complicación más importante es que, en caso de que falle la cirugía, cerca del 30% de los embarazos serán ectópicos (condición que pone en riesgo la vida y requiere atención urgente). La mortalidad por el procedimiento va del 0.004% al 0.020%. Y ¿Cuantas se arrepienten? Cerca del 20% de las mujeres que lo realizaron siendo menores de 30 años y en el 6% de las que eran mayores de 30 años.

La vasectomía en cambio es un procedimiento más simple. Básicamente lo que se hace es abrir por ambos costados el escroto (la bolsa de piel que recubre los testículos) y cortar el conducto que lleva los espermatozoides para que no puedan llegar al semen. Esto no afectará de ninguna manera la función ni el deseo sexual del hombre y más allá de la cicatrización (menos notoria en esta zona y por las características de la piel) no habrá cambios físicos. Solo hay dos técnicas, con o sin bisturí y la última es más segura. Esta cirugía solo requiere anestesia local, se realiza en 10 a 20min, cuesta menos, tiene una mortalidad del 0.0005% y presenta complicaciones “leves” en el 1-6% y “graves” en 1 de cada 1250 procedimientos. En cuanto a las complicaciones principales, el 30% tiene dolor que resuelve por si solo tras la cirugía y en el 1% puede haber dolor persistente que se puede manejar de diferentes maneras. Solo requiere una semana de recuperación para volver a las actividades normales y la probabilidad de un embarazo es menor al 1% e incluso cercana al 0% si se hace el seguimiento adecuado. Su gran defecto (que aumenta la tasa de embarazos) es que no surte efecto inmediato, debido a que, aunque no pasen más espermatozoides, se deben eliminar los que ya han salido de los testículos, lo cual requiere como mínimo 2 meses y 20 eyaculaciones (una excusa para hacerlo más seguido ¿no?). Por tal motivo se requiere usar otro método anticonceptivo hasta que se haga un seguimiento que demuestre ausencia de espermatozoides, o que los espermatozoides sean tan pocos e incapaces de fertilizar un óvulo, que se considere que fue exitoso el procedimiento. En este se arrepiente el 6%, en su mayoría debido a un cambio de pareja, a lo cual les digo: anímense a adoptar o a buscar una pareja que tampoco quiera hijos. Además, en caso de arrepentirse se puede extraer esperma para usar con técnicas de fertilización, así como se puede revertir la cirugía con una vasovasostomía (lo cual hacen el 2% de los hombres) que tiene una efectividad mayor entre más temprano se haga, con una probabilidad de embarazo del 75% a los 3 años de la vasectomía y 30% a los 15 años.

En comparación, la vasectomía tiene aproximadamente 12 veces menor mortalidad y hasta 20 veces menos complicaciones que la esterilización femenina, así como está última tiene una mayor probabilidad de fallar y además la vasectomía tiene 1/3 del costo que la ligadura de trompas. Entre las complicaciones, ambas pueden tener dolor, infecciones, morados y otras, pero el hombre no tiene embarazos ectópicos. Sin embargo, de las mujeres que planifican, entre el 20-25% usan la ligadura de trompas, mientras que solo el 8% planifican con la vasectomía de su pareja. Claro que no es el caso de Colombia, pues acá, según Profamilia, solo el 3% de los hombres se han realizado la vasectomía. De hecho, según Profamilia, en Colombia se hacen 10 veces más ligaduras de trompas que vasectomías. Cabe aclarar que en Colombia estos procedimientos los puedes solicitar a tu EPS, pero no cubre la reversión del procedimiento, por lo cual es mejor que tomes la decisión solo si estas absolutamente seguro, cuando tengas una mayor edad  o ya tengas hijos (para evitar que te arrepientas). 

En conclusión, sobra decir que evidentemente la vasectomía debería predominar sobre la ligadura de trompas por su sencillez, efectividad, reversibilidad y riesgos. Si no piensas lo mismo, tal vez tienes miedo o no leíste atentamente. Sí estás en una relación estable y quieres darle un regalo a tu pareja, piensa que la salvaras de los riesgos de su cirugía, así como de la responsabilidad y riesgos que pueden tener los métodos hormonales, además de que tendrán la misma o mayor seguridad y, en una situación como esta cuarentena, podrían estar ahorrado mucho dinero en condones (si consideran que no hay riesgo de enfermedades de transmisión sexual por su pareja). Por otro lado, para quienes no están en una relación estable ni esperan que sea el caso prontamente, tanto hombres como mujeres deberían considerar sus opciones para disfrutar siempre de la forma más cómoda y segura para cada quien y su pareja.


___________________

Referencias

Braaten, K., & Dutton, C. (2019). Overview of female permanent contraception - UpToDate. Retrieved April 26, 2020

Cunningham, F. G., Leveno, K. J., Bloom, S. L., Dashe, J. S., Hoffman, B. L., Casey, B. M., & Spong, C. Y. (2018). Sterilization. In Williams Obstetrics, 25e. New York, NY: McGraw-Hill Education.

Dohle, G. R., Diemer, T., Kopa, Z., Krausz, C., Giwercman, A., & Jungwirth, A. (2012). European association of urology guidelines on vasectomy. Actas Urologicas Españolas, 36(5), 276–281.

Hoffman, B. L., Schorge, J. O., Bradshaw, K. D., Halvorson, L. M., Schaffer, J. I., & Corton, M. M. (2016). Contraception and Sterilization. In Williams Gynecology, 3e. New York, NY: McGraw-Hill Education.

Organización mundial de la Salud. (1993). Esterilización Femenina - Guía para la prestación de servicios, 210.

Profamilia. (2018). Vasectomías en Colombia: ¿Cómo adaptar los servicios de salud a las necesidades de los hombres?

Viera, A. (2019). Vasectomy - UpToDate. Retrieved April 26, 2020,

Walsh, T. J., & Smith, J. F. (2013). Chapter 44. Male Infertility. In J. W. McAninch & T. F. Lue (Eds.), Smith & Tanagho’s General Urology, 18e. New York, NY: The McGraw-Hill Companies. Retrieved from

¿Vasectomía o Ligadura de Trompas?

Artículo
por:
June 15, 2020
No items found.

Galería

No items found.
vasectomía revista level
John Noonan

NO, LA VASECTOMÍA NO CAUSA IMPOTENCIA, DEJAR DE SER HOMBRE, NI DISMINUYE LA LIBIDO O LA CAPACIDAD DE SENTIR O DAR PLACER Y NO SE AMPUTA NINGUNA PARTE DE TU ANATOMÍA. INFÓRMATE.

Si no terminas de leer esto, por lo menos llévate el mensaje anterior y compártelo.

Sin duda, la anticoncepción ha sido un gran método para empoderar a la mujer, así como para incentivar el desarrollo libre y seguro de la sexualidad en todos por igual. Sin embargo, no es un misterio que la responsabilidad de la anticoncepción recae frecuentemente sobre la mujer y, aunque le permite a esta decidir sobre su propio cuerpo, sus derechos sexuales y reproductivos, también da paso a que el hombre se desentienda de esta responsabilidad. Claro está que los hombres también podemos comprar un condón, pero ¿Qué hay más allá de eso? Pues tal vez para una relación de una noche, una aventura u otras relaciones efímeras compren condones, pero en una relación a largo plazo frecuentemente dejan que la mujer se responsabilice con anticonceptivos orales, inyectados, implantes o métodos de esterilización quirúrgica. Bueno, eso si no la convencen de planificar con el salto del tigre (sí, salirse antes de eyacular, lo que no es confiable). En cuanto a los procedimientos quirúrgicos, son más frecuentes en mujeres y tienen más riesgos. Espero que con la información que presentaré más adelante el lector sea capaz de apreciar los riesgos y beneficios de la vasectomía, así como de la ligadura de trompas, y con esto entender porque los hombres somos quienes deberíamos someternos más frecuentemente a este procedimiento (y no las mujeres), el cual nos permite participar activamente en la planificación familiar tanto dentro como fuera de una relación estable.

Si bien a todos nos tienta la idea de un método anticonceptivo que no tiene fecha de caducidad, no requiere de responsabilidad y disciplina como los medicamentos, no hacer una pausa en medio de la calentura para ponerse el condón (claro que siempre debes protegerte de las enfermedades de transmisión sexual) y que te dará la paz de que un momento de impulsividad no te tome por sorpresa a los nueve meses; también a todos nos inspira miedo que sea “permanente” por la posibilidad de arrepentirnos. Pero ¿Por qué dejamos que sean las mujeres quienes se sometan a procedimientos quirúrgicos, aun en relaciones estables? ¿Está justificado?

La ligadura de trompas, también llamada Pomeroy (por ser la técnica quirúrgica más frecuente utilizada) consiste en cerrar el paso a través de las trompas de Falopio para que el óvulo y el espermatozoide no entrenen en contacto. Se puede hacer un corte de las trompas y dejar que cicatricen, poner un clip que mantenga cerrado el interior de las trompas y varios métodos más, que pueden hacerse por laparoscopia (en la que entran tubos con los instrumentos por huecos pequeños en el abdomen), por mini-laparotomía (en la cual hacen una sola apertura de 3cm) o laparotomía (más grande que la anterior y se usa tras una cesárea), y todo depende también del momento en que se haga (en conjunto con una cesárea, postparto, postaborto, sin  estar embarazada). Además, se puede retirar el útero (también conocido como matriz) cuando hay alguna otra razón para realizarlo (ej. La miomatosis). Cabe recordar también que este procedimiento invasivo dejará cicatrices en el abdomen. La efectividad varía un poco según el método, pero en general a 10 años se embaraza el 0.75%. Se puede complicar cerca del 1% (según el método) y la complicación más importante es que, en caso de que falle la cirugía, cerca del 30% de los embarazos serán ectópicos (condición que pone en riesgo la vida y requiere atención urgente). La mortalidad por el procedimiento va del 0.004% al 0.020%. Y ¿Cuantas se arrepienten? Cerca del 20% de las mujeres que lo realizaron siendo menores de 30 años y en el 6% de las que eran mayores de 30 años.

La vasectomía en cambio es un procedimiento más simple. Básicamente lo que se hace es abrir por ambos costados el escroto (la bolsa de piel que recubre los testículos) y cortar el conducto que lleva los espermatozoides para que no puedan llegar al semen. Esto no afectará de ninguna manera la función ni el deseo sexual del hombre y más allá de la cicatrización (menos notoria en esta zona y por las características de la piel) no habrá cambios físicos. Solo hay dos técnicas, con o sin bisturí y la última es más segura. Esta cirugía solo requiere anestesia local, se realiza en 10 a 20min, cuesta menos, tiene una mortalidad del 0.0005% y presenta complicaciones “leves” en el 1-6% y “graves” en 1 de cada 1250 procedimientos. En cuanto a las complicaciones principales, el 30% tiene dolor que resuelve por si solo tras la cirugía y en el 1% puede haber dolor persistente que se puede manejar de diferentes maneras. Solo requiere una semana de recuperación para volver a las actividades normales y la probabilidad de un embarazo es menor al 1% e incluso cercana al 0% si se hace el seguimiento adecuado. Su gran defecto (que aumenta la tasa de embarazos) es que no surte efecto inmediato, debido a que, aunque no pasen más espermatozoides, se deben eliminar los que ya han salido de los testículos, lo cual requiere como mínimo 2 meses y 20 eyaculaciones (una excusa para hacerlo más seguido ¿no?). Por tal motivo se requiere usar otro método anticonceptivo hasta que se haga un seguimiento que demuestre ausencia de espermatozoides, o que los espermatozoides sean tan pocos e incapaces de fertilizar un óvulo, que se considere que fue exitoso el procedimiento. En este se arrepiente el 6%, en su mayoría debido a un cambio de pareja, a lo cual les digo: anímense a adoptar o a buscar una pareja que tampoco quiera hijos. Además, en caso de arrepentirse se puede extraer esperma para usar con técnicas de fertilización, así como se puede revertir la cirugía con una vasovasostomía (lo cual hacen el 2% de los hombres) que tiene una efectividad mayor entre más temprano se haga, con una probabilidad de embarazo del 75% a los 3 años de la vasectomía y 30% a los 15 años.

En comparación, la vasectomía tiene aproximadamente 12 veces menor mortalidad y hasta 20 veces menos complicaciones que la esterilización femenina, así como está última tiene una mayor probabilidad de fallar y además la vasectomía tiene 1/3 del costo que la ligadura de trompas. Entre las complicaciones, ambas pueden tener dolor, infecciones, morados y otras, pero el hombre no tiene embarazos ectópicos. Sin embargo, de las mujeres que planifican, entre el 20-25% usan la ligadura de trompas, mientras que solo el 8% planifican con la vasectomía de su pareja. Claro que no es el caso de Colombia, pues acá, según Profamilia, solo el 3% de los hombres se han realizado la vasectomía. De hecho, según Profamilia, en Colombia se hacen 10 veces más ligaduras de trompas que vasectomías. Cabe aclarar que en Colombia estos procedimientos los puedes solicitar a tu EPS, pero no cubre la reversión del procedimiento, por lo cual es mejor que tomes la decisión solo si estas absolutamente seguro, cuando tengas una mayor edad  o ya tengas hijos (para evitar que te arrepientas). 

En conclusión, sobra decir que evidentemente la vasectomía debería predominar sobre la ligadura de trompas por su sencillez, efectividad, reversibilidad y riesgos. Si no piensas lo mismo, tal vez tienes miedo o no leíste atentamente. Sí estás en una relación estable y quieres darle un regalo a tu pareja, piensa que la salvaras de los riesgos de su cirugía, así como de la responsabilidad y riesgos que pueden tener los métodos hormonales, además de que tendrán la misma o mayor seguridad y, en una situación como esta cuarentena, podrían estar ahorrado mucho dinero en condones (si consideran que no hay riesgo de enfermedades de transmisión sexual por su pareja). Por otro lado, para quienes no están en una relación estable ni esperan que sea el caso prontamente, tanto hombres como mujeres deberían considerar sus opciones para disfrutar siempre de la forma más cómoda y segura para cada quien y su pareja.


___________________

Referencias

Braaten, K., & Dutton, C. (2019). Overview of female permanent contraception - UpToDate. Retrieved April 26, 2020

Cunningham, F. G., Leveno, K. J., Bloom, S. L., Dashe, J. S., Hoffman, B. L., Casey, B. M., & Spong, C. Y. (2018). Sterilization. In Williams Obstetrics, 25e. New York, NY: McGraw-Hill Education.

Dohle, G. R., Diemer, T., Kopa, Z., Krausz, C., Giwercman, A., & Jungwirth, A. (2012). European association of urology guidelines on vasectomy. Actas Urologicas Españolas, 36(5), 276–281.

Hoffman, B. L., Schorge, J. O., Bradshaw, K. D., Halvorson, L. M., Schaffer, J. I., & Corton, M. M. (2016). Contraception and Sterilization. In Williams Gynecology, 3e. New York, NY: McGraw-Hill Education.

Organización mundial de la Salud. (1993). Esterilización Femenina - Guía para la prestación de servicios, 210.

Profamilia. (2018). Vasectomías en Colombia: ¿Cómo adaptar los servicios de salud a las necesidades de los hombres?

Viera, A. (2019). Vasectomy - UpToDate. Retrieved April 26, 2020,

Walsh, T. J., & Smith, J. F. (2013). Chapter 44. Male Infertility. In J. W. McAninch & T. F. Lue (Eds.), Smith & Tanagho’s General Urology, 18e. New York, NY: The McGraw-Hill Companies. Retrieved from

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba