No items found.
Foto: David Pirachican

Sabemos que la casa no siempre es un lugar seguro para nosotras. Y no todas estamos en un sistema de privilegios que nos permite resguardarnos, evitar el transporte público, las aglomeraciones y migrar al teletrabajo. Entonces miremos en perspectiva para reflexionar y tomar acción sobre las lecciones aprendidas a partir de los aciertos y desaciertos de aquellos países que han enfrentado el Covid-19 antes que nosotras.


Aumento de la violencia doméstica 

En China el hashtag #AntiDomesticViolenceDuringEpidemic fue posteado mas de 3.000 veces en redes sociales y los informes indican que en febrero del 2020 se triplicaron las denuncias por violencia doméstica en comparación con el año 2019 [. En la prensa encontramos historias desgarradoras como la de un niño de 7 años, en plena cuarentena,  deambulaba por las calles con su mamá y su hermana, porque su padre después de violar a su progenitora los echó de la casa. 


En Argentina, España, Reino Unido y Colombia se empieza hacer visibles campañas informativas y de empoderamiento para saber cómo actuar ante una agresión. La invitación es acompañar aquellas mujeres expuestas. Permanecer en un entorno de agresión responde a múltiples factores que van desde lo psicológico, lo social y principalmente económicamente. Así, que ahora, en una etapa de recogimiento donde hay algunos gastos que disminuyen, tal vez nos animemos a compartir de nuestros privilegios y aportemos al empoderamiento económico, esto se hace comprando lo artesanal, lo hecho en casa, aquellos productos que hacemos las mujeres. Es el momento de llevar nuestra sororidad al máximo nivel y en la escala de tus posibilidades. 


Al final de este artículo relacionamos líneas telefónicas, organizaciones y entidades que brindan apoyo profesional.

Roles como cuidadora del hogar, de la limpieza, del bienestar….

Continuando con las perspectivas diferenciadas, conversemos sobre el histórico rol de cuidado asumido por las mujeres. Cuando hay alguien enfermo en el núcleo familiar usualmente quien atiende es la mujer. Cierre de colegios, las madres deben gestionar permisos, teletrabajo y gestionar todo lo que implica la educación desde casa, sumándole los tiempos de euforia. Donde los niños no están ajenos a los temores, al sensacionalismo de la prensa y al miedo social tan viral como el propio virus. 

Afirmar quédate en casa, es todo lo que tienes que hacer. Estamos olvidando aquellas mujeres que sus medios de vida se dan en la suerte diaria, quedarse en casa pone en peligro el cubrimiento básico de subsistencia. Somos una sociedad tan desbalanceada y desequilibrada que hasta quedarse en casa es un privilegio que no todos pueden acceder. Por ello, estos son tiempos de solidaridad y subsidiariedad. A lo mejor, el llamado es dar, compartir de los privilegios que se gozan.


Personal médico

Por nuestros sesgos, en algunos casos, cuando se piensa en médicos que asisten el coranovirus visualizamos hombres. En Colombia el 40% de los profesionales de la salud son mujeres, sin duda hay médicas, enfermeras, bacteriólogas, etcétera, atendiendo esta emergencia. Hay que darle el enfoque diferencial porque las mujeres requerimos espacios laborales dignos a nuestras necesidades. En algunos hospitales de China fue necesario abordar los derechos laborales en el sector salud para las mujeres porque las extensas jornadas laborales, condicionar el acceso a baños, lactancia y acceso a productos personales como toallas higiénicas afectaron gravemente a las mujeres. 


Recesión económica

Recordatorio: el “dinero del gobierno” es el resultado del trabajo de los ciudadanos que lo pagaron a través de los impuestos, así que todas las medidas subsidiarias y de retorno no son un favor, es una obligación. Y ¿cómo vamos las mujeres en esta recesión económica? 


En Colombia según el DANE el 56% de las mujeres son cabezas de hogar y el 41,9% realiza una actividad económica y en Colombia aún no hay salarios paritarios, así que ganan menos que los hombres. Este es una análisis imperante, porque hay una relación entre la jefatura femenina, vulnerabilidad y pobreza. Los analistas económicos de Estados Unidos, profetizan aumento de desempleo en un 20% a partir de la crisis causada por el Covid-19. En países como los nuestros, de economías inestables y emergentes es necesario tomar medidas que nos salvaguarden. 

Otro tema que requiere investigación, es el de la prostitución, aumento de consumo de pornografía, webcam, grupos en redes sociales para envío de nudes y otras formas de mercantilización de la mujer a la que de una u otra forma acuden la mayoría de los hombres. 


La invitación es salirnos de la caja capitalista y dejar de pensar como instagrammer perdidos en la intemporalidad de los privilegios, pensemos en las mujeres vendedoras ambulantes, operarias en el servicio público, empleadas domésticas, cajeras de supermercado, domiciliarias, entre otras. 

¿Cuál es tu perspectiva? Ayúdanos ampliar la óptica y deja tus aportes.


Línea de orientación a Mujeres 155
Línea púrpura distrital 018000 112137
Fundación Maisa
Mutantes 


Si conocen redes de apoyo u otras líneas de atención, no duden en escribirnos a gerencia@revistalevel.com.co


Referencias

  1. Sixththone. Domestic Violence Cases Surge During COVID-19 Epidemic 
  2. Velasquez Patricia. Ser mujer jefe de hogar en Colombia. DANE 

Así Afecta el Covid-19 a las Mujeres

Columna
por:
No items found.
March 15, 2020

Galería

No items found.
Foto: David Pirachican

Sabemos que la casa no siempre es un lugar seguro para nosotras. Y no todas estamos en un sistema de privilegios que nos permite resguardarnos, evitar el transporte público, las aglomeraciones y migrar al teletrabajo. Entonces miremos en perspectiva para reflexionar y tomar acción sobre las lecciones aprendidas a partir de los aciertos y desaciertos de aquellos países que han enfrentado el Covid-19 antes que nosotras.


Aumento de la violencia doméstica 

En China el hashtag #AntiDomesticViolenceDuringEpidemic fue posteado mas de 3.000 veces en redes sociales y los informes indican que en febrero del 2020 se triplicaron las denuncias por violencia doméstica en comparación con el año 2019 [. En la prensa encontramos historias desgarradoras como la de un niño de 7 años, en plena cuarentena,  deambulaba por las calles con su mamá y su hermana, porque su padre después de violar a su progenitora los echó de la casa. 


En Argentina, España, Reino Unido y Colombia se empieza hacer visibles campañas informativas y de empoderamiento para saber cómo actuar ante una agresión. La invitación es acompañar aquellas mujeres expuestas. Permanecer en un entorno de agresión responde a múltiples factores que van desde lo psicológico, lo social y principalmente económicamente. Así, que ahora, en una etapa de recogimiento donde hay algunos gastos que disminuyen, tal vez nos animemos a compartir de nuestros privilegios y aportemos al empoderamiento económico, esto se hace comprando lo artesanal, lo hecho en casa, aquellos productos que hacemos las mujeres. Es el momento de llevar nuestra sororidad al máximo nivel y en la escala de tus posibilidades. 


Al final de este artículo relacionamos líneas telefónicas, organizaciones y entidades que brindan apoyo profesional.

Roles como cuidadora del hogar, de la limpieza, del bienestar….

Continuando con las perspectivas diferenciadas, conversemos sobre el histórico rol de cuidado asumido por las mujeres. Cuando hay alguien enfermo en el núcleo familiar usualmente quien atiende es la mujer. Cierre de colegios, las madres deben gestionar permisos, teletrabajo y gestionar todo lo que implica la educación desde casa, sumándole los tiempos de euforia. Donde los niños no están ajenos a los temores, al sensacionalismo de la prensa y al miedo social tan viral como el propio virus. 

Afirmar quédate en casa, es todo lo que tienes que hacer. Estamos olvidando aquellas mujeres que sus medios de vida se dan en la suerte diaria, quedarse en casa pone en peligro el cubrimiento básico de subsistencia. Somos una sociedad tan desbalanceada y desequilibrada que hasta quedarse en casa es un privilegio que no todos pueden acceder. Por ello, estos son tiempos de solidaridad y subsidiariedad. A lo mejor, el llamado es dar, compartir de los privilegios que se gozan.


Personal médico

Por nuestros sesgos, en algunos casos, cuando se piensa en médicos que asisten el coranovirus visualizamos hombres. En Colombia el 40% de los profesionales de la salud son mujeres, sin duda hay médicas, enfermeras, bacteriólogas, etcétera, atendiendo esta emergencia. Hay que darle el enfoque diferencial porque las mujeres requerimos espacios laborales dignos a nuestras necesidades. En algunos hospitales de China fue necesario abordar los derechos laborales en el sector salud para las mujeres porque las extensas jornadas laborales, condicionar el acceso a baños, lactancia y acceso a productos personales como toallas higiénicas afectaron gravemente a las mujeres. 


Recesión económica

Recordatorio: el “dinero del gobierno” es el resultado del trabajo de los ciudadanos que lo pagaron a través de los impuestos, así que todas las medidas subsidiarias y de retorno no son un favor, es una obligación. Y ¿cómo vamos las mujeres en esta recesión económica? 


En Colombia según el DANE el 56% de las mujeres son cabezas de hogar y el 41,9% realiza una actividad económica y en Colombia aún no hay salarios paritarios, así que ganan menos que los hombres. Este es una análisis imperante, porque hay una relación entre la jefatura femenina, vulnerabilidad y pobreza. Los analistas económicos de Estados Unidos, profetizan aumento de desempleo en un 20% a partir de la crisis causada por el Covid-19. En países como los nuestros, de economías inestables y emergentes es necesario tomar medidas que nos salvaguarden. 

Otro tema que requiere investigación, es el de la prostitución, aumento de consumo de pornografía, webcam, grupos en redes sociales para envío de nudes y otras formas de mercantilización de la mujer a la que de una u otra forma acuden la mayoría de los hombres. 


La invitación es salirnos de la caja capitalista y dejar de pensar como instagrammer perdidos en la intemporalidad de los privilegios, pensemos en las mujeres vendedoras ambulantes, operarias en el servicio público, empleadas domésticas, cajeras de supermercado, domiciliarias, entre otras. 

¿Cuál es tu perspectiva? Ayúdanos ampliar la óptica y deja tus aportes.


Línea de orientación a Mujeres 155
Línea púrpura distrital 018000 112137
Fundación Maisa
Mutantes 


Si conocen redes de apoyo u otras líneas de atención, no duden en escribirnos a gerencia@revistalevel.com.co


Referencias

  1. Sixththone. Domestic Violence Cases Surge During COVID-19 Epidemic 
  2. Velasquez Patricia. Ser mujer jefe de hogar en Colombia. DANE 

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba