¿Autoero.. qué?

A la mayoría de nosotras desde chiquitas siempre nos dijeron que la masturbación era algo malo, algo prohibido, sucio y con graves consecuencias, que sólo los hombres podían hacerlo, pues “sólo ellos tienen necesidades sexuales”; que de sólo intentarlo, nos podría “dejar ciegas o con pelos en la mano”, que inclusive podríamos “perder nuestra valiosa virginidad”, lo cual a ojos de nuestra sociedad machista es “lo más denigrante”, pues perdemos nuestro valor como personas, ya no somos “mercancía nueva”. Todo esto, que nos quieren hacer creer es erróneo y limita la expresión de nuestra sexualidad, al impedir saber qué es lo que necesitamos para nuestra propia satisfacción.

Para saber qué es lo que necesitamos, primero debemos conocernos a nosotras mismas, saber qué es lo que nos gusta y disgusta, descubrir nuestro cuerpo, explorarlo, tocarlo, jugar con todas las sensaciones; sin miedos, tabús o culpas, que en muchas de nosotras la sociedad, familia, religión, amistades e inclusive la pareja ha instaurado.

Cabe señalar que el “autoerotismo” es distinto de la “masturbación”, por un lado la “masturbación” es un acto sexual, personal o de pareja donde se estimulan con las manos los genitales propios, de la pareja o ambos, para brindar y obtener placer sexual. En cambio el “autoerotismo” es un acto sexual natural, íntimo y personal, de auto conocimiento y auto satisfacción, en el cual se busca crear un contexto de fantasías y deseos, en el cual puedan desarrollarse emociones y sensaciones sexuales.

El autoerotismo es una de las prácticas sexuales con menos riesgos, pues nos permite expresar libremente nuestra sexualidad sin ocasionar daños a 3eros, desahogar nuestros impulsos sexuales y dar rienda suelta a nuestras fantasías. Las precauciones que se deben tomar en cuenta son:

Si vamos a tocar nuestro cuerpo con nuestras manos o juguetes sexuales, primero debemos lavarlos para evitar infecciones, así mismo debemos evitar prestar a nuestras amistades los juguetes que utilicemos.

Ejercer libremente el autoerotismo cada vez que lo queramos, siempre y cuando no interfiera en nuestras demás actividades, como ir al trabajo, dejar de estudiar, de comer o de dormir, es decir que no se vuelva una adicción.

Evitar lesionarnos al jugar con nuestro cuerpo, lo principal es la salud.

Existen muchas maneras de expresar nuestro autoerotismo, siendo la masturbación una de las más frecuentes, al igual que el uso de juguetes sexuales, sin embargo al escuchar una canción emotiva que nos provoque placer, una ducha caliente con un suave masaje, bailar o vestirnos sensualmente, el dulce sabor de nuestro chocolate favorito, una novela o película que nos eleve lentamente cada poro de la piel, son formas inmensamente placenteras de expresarnos, conocernos y experimentar nuestra sexualidad.

¿Autoero.. qué?

A la mayoría de nosotras desde chiquitas siempre nos dijeron que la masturbación era algo malo, algo prohibido, sucio y con graves consecuencias, que sólo los hombres podían hacerlo, pues “sólo ellos tienen necesidades sexuales”; que de sólo intentarlo, nos podría “dejar ciegas o con pelos en la mano”, que inclusive podríamos “perder nuestra valiosa virginidad”, lo cual a ojos de nuestra sociedad machista es “lo más denigrante”, pues perdemos nuestro valor como personas, ya no somos “mercancía nueva”. Todo esto, que nos quieren hacer creer es erróneo y limita la expresión de nuestra sexualidad, al impedir saber qué es lo que necesitamos para nuestra propia satisfacción.

Para saber qué es lo que necesitamos, primero debemos conocernos a nosotras mismas, saber qué es lo que nos gusta y disgusta, descubrir nuestro cuerpo, explorarlo, tocarlo, jugar con todas las sensaciones; sin miedos, tabús o culpas, que en muchas de nosotras la sociedad, familia, religión, amistades e inclusive la pareja ha instaurado.

Cabe señalar que el “autoerotismo” es distinto de la “masturbación”, por un lado la “masturbación” es un acto sexual, personal o de pareja donde se estimulan con las manos los genitales propios, de la pareja o ambos, para brindar y obtener placer sexual. En cambio el “autoerotismo” es un acto sexual natural, íntimo y personal, de auto conocimiento y auto satisfacción, en el cual se busca crear un contexto de fantasías y deseos, en el cual puedan desarrollarse emociones y sensaciones sexuales.

El autoerotismo es una de las prácticas sexuales con menos riesgos, pues nos permite expresar libremente nuestra sexualidad sin ocasionar daños a 3eros, desahogar nuestros impulsos sexuales y dar rienda suelta a nuestras fantasías. Las precauciones que se deben tomar en cuenta son:

Si vamos a tocar nuestro cuerpo con nuestras manos o juguetes sexuales, primero debemos lavarlos para evitar infecciones, así mismo debemos evitar prestar a nuestras amistades los juguetes que utilicemos.

Ejercer libremente el autoerotismo cada vez que lo queramos, siempre y cuando no interfiera en nuestras demás actividades, como ir al trabajo, dejar de estudiar, de comer o de dormir, es decir que no se vuelva una adicción.

Evitar lesionarnos al jugar con nuestro cuerpo, lo principal es la salud.

Existen muchas maneras de expresar nuestro autoerotismo, siendo la masturbación una de las más frecuentes, al igual que el uso de juguetes sexuales, sin embargo al escuchar una canción emotiva que nos provoque placer, una ducha caliente con un suave masaje, bailar o vestirnos sensualmente, el dulce sabor de nuestro chocolate favorito, una novela o película que nos eleve lentamente cada poro de la piel, son formas inmensamente placenteras de expresarnos, conocernos y experimentar nuestra sexualidad.

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2019 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba