Conversaciones de la Casa Común: Sobre el vacío legal en la forma como manejamos el Sistema Terrestre

February 20, 2021
Artículo
por:
No items found.
Will Steffen
Will Steffen, Profesor Emérito de la Universidad de Australia: "Hay un enorme vacío legal en la forma como manejamos el Sistema Terrestre"

Bienvenido a las Conversaciones de la Casa Común. Hoy entrevistamos al famoso especialista en cambio climático y científico del Sistema Terrestre Will Ste¦en. Profesor Emérito de la Escuela Fenner de Medio Ambiente y Sociedad de la Universidad Nacional de Australia, Will Ste¦en es también miembro del Consejo del Clima de

Australia y co-preside el Comité Científico de la Casa Común de la Humanidad, una organización con sede en Portugal, en la Universidad de Oporto.

KIMBERLY WHITE, The Planetary Press

1/ ¿Qué significa ser un científico del Sistema Terrestre y qué está investigando actualmente?

Ahora bien, un científico del Sistema Terrestre es alguien que estudia nuestro planeta como un sistema único e integrado y esta es un área de la ciencia relativamente nueva, porque las ciencias naturales generalmente tratan a los componentes de un sistema y los estudian detalladamente y de forma aislada. Sean los componentes de un ecosistema o de un sistema climático, las ciencias naturales estudian lo que sucede con las capas de hielo o con la circulación de los océanos, etc., y los científicos han estado trabajando así durante décadas y siglos.

Sin embargo, hay una nueva área que se está desarrollando, llamada Ciencia de los Sistemas Complejos, que intenta poner estos componentes juntos y entender cómo funcionan los sistemas, como sistemas completos. Y cuáles son sus propiedades emergentes, algo que no podemos entender sólo estudiando sus componentes de forma aislada. Y ahora estamos aplicando este tipo de análisis a la Tierra como un todo, y usamos el concepto de Sistema Terrestre porque en efecto tiene propiedades que son características de la Tierra como un todo. Y tiene procesos que alteran esas propiedades. En la práctica, eso significa que cuando miramos al Sistema Terrestre, está cambiando muy rápido, se está alejando a un ritmo muy acelerado del estado estable que ha perdurado desde hace 11.700 años - la era geológica del Holoceno - debido a la presión ejercida por las actividades humanas.

Y hemos estado tratando de entender qué está generando estos enormes cambios. Y están surgiendo muchas ideas interesantes. Uno de los más importantes está relacionado con los llamados puntos de no retorno, que son partes de un sistema. Cuando los presionamos parecen resistirse al cambio, pero cuando los presionamos un poco más, pueden pasar a otro estado. Y algunos de estos puntos de no retorno están conectados para formar lo que llamamos el efecto dominó o efecto cascada. Este es realmente el motor que está causando los cambios en el Sistema Terrestre. Por lo tanto, necesitamos entender no sólo los cambios graduales, sino también cómo estos puntos de no retorno pueden conducir a cambios más rápidos y a cambios que serán muy difíciles de revertir. En resumen, los científicos del Sistema Terrestre están tratando de entender nuestro planeta como un único sistema complejo, que tiene sus propias propiedades, y que está bajo mucha presión debido a las actividades humanas.

2/ Ciertos científicos han afirmado que estamos entrando en una nueva era geológica, el Antropoceno, debido a las crecientes presiones de las actividades humanas, y mencionó el efecto dominó o la cascada. ¿Podría explicarlo mejor?

Sí, puedo hacer una analogía con un ejemplo del día a día. Si cruzamos un lago en un kayak y estamos remando, podemos agitar ese kayak un poco y vuelve a su posición vertical y seguimos remando solos. Pero si lo inclinamos demasiado se volteará, nos quedaremos bajo el agua y tendremos que luchar para volver a la superficie. Es un punto de no retorno y el kayak volteado. Es una analogía muy simple con los componentes del Sistema Terrestre, que simulan un comportamiento similar. Un buen ejemplo es el hielo que flota sobre el Océano Glacial Ártico.

En el hemisferio norte en verano hay mucha luz solar en este océano, pero si está cubierto de hielo, refleja la luz solar, lo que ayuda a mantenerlo frío. Como la Tierra se está calentando, el hielo marino de verano está disminuyendo y no cubre el océano de la misma manera. A medida que la capa de hielo se encoge, ya no cubre el agua más oscura que obviamente absorbe más luz solar que el hielo. Y contribuye al calentamiento regional en el Polo Norte. Y a medida que el Polo Norte se calienta más, obviamente el hielo disminuye más. Y como el hielo disminuye más, calienta más.

Es un fenómeno que llamamos circuitos de retroalimentación, (o "feedback loops" por su traducción al inglés). Muchos de estos elementos críticos tienen circuitos de retroalimentación. ¿Y cuál es el punto de no retorno? Una vez que el hielo se derrite lo suficiente, el proceso ya no puede ser interrumpido.

3/ ¿Puede este fenómeno ocurrir en regiones de la Tierra donde no hay hielo?

Sí, en la selva del Amazonas. La mayor selva tropical del planeta está siendo amenazada por dos procesos interactivos. Una de ellas es la deforestación causada por la actividad humana, que obviamente implica cuestiones políticas, la globalización, la inversión de grandes empresas en la deforestación y la reconversión de tierras para el cultivo de soya o los pastos para la cría de ganado, etc. Su efecto es reducir el ciclo del agua en este sistema. Un bosque tropical necesita mucha lluvia para ser un bosque saludable. Esta lluvia proviene de dos fuentes. Una es la evaporación del propio bosque, que tiene su propio sistema de reciclaje. De hecho, casi la mitad de las precipitaciones son generadas por el propio bosque. La otra mitad viene del Océano Atlántico.

Así, a medida que la selva tropical es deforestada, estamos reduciendo la cantidad de circulación interna de agua por evaporación de la selva. Al mismo tiempo, la circulación del Atlántico está cambiando debido al cambio climático, que reduce las precipitaciones provenientes del océano. La selva amazónica está siendo golpeada dos veces y llegará a un punto en el que no tendrá suficiente lluvia, comenzando a arder más a menudo, lo que acortará aún más el ciclo interno del agua. Y hay un auto-refuerzo de llamado circuito de retroalimentación interno que convertirá el bosque o la mayor parte de él en una sabana, un sistema mucho más seco. El concepto de efecto dominó o cascada también entra en juego aquí, porque muchos de estos puntos individuales de no retorno están realmente conectados. Por lo tanto, la pérdida de más y más hielo marino del Ártico, causa un calentamiento regional en Groenlandia y el hielo derretido fluye hacia el Atlántico Norte. Esta agua fría disminuye la velocidad de la circulación del Atlántico Norte, lo que a su vez reduce las precipitaciones sobre la Amazonía. Estos vínculos ocurren en la mayor parte del planeta y cuando los consideramos juntos, un efecto dominó global podría ocurrir en algún momento en el futuro. Eso básicamente desplazaría al Sistema Terrestre del control o influencia humana, moviéndose a un estado diferente, probablemente mucho más cálido que el que imaginamos y con regímenes de lluvia muy diferentes.

4/ ¿Existen conexiones entre el Covid-19, el cambio climático y la alteración del medio ambiente?

Se han realizado algunos trabajos de investigación sobre este fenómeno, que suele denominarse como la conexión entre la degradación de la biósfera -que es otra expresión de cambio o alteración del medio ambiente- y las llamadas enfermedades zoonóticas, que se trasladan de los animales a los seres humanos. Y por supuesto eso es lo que pasó con Covid-19. En relación con otras enfermedades, se producen a medida que continuamos degradando la biosfera a través de la deforestación, la alteración de los ecosistemas, etc. Todo esto aumenta la probabilidad de que estas enfermedades se extiendan a los humanos, porque los humanos están ahora en contacto más cercano, en los frentes de la deforestación, con los ecosistemas que están siendo perturbados. Esta investigación está todavía en una etapa inicial y necesitamos hacer más investigaciones para saber exactamente cuál podría ser esta conexión. En lo que respecta a la conexión con el cambio climático, creo que no es tan directa como en la degradación del medio ambiente. Pero cuando hablamos de sistemas complejos, el cambio climático puede realmente también agravar la alteración del medio ambiente. Y ser un factor que contribuya a aumentar las sequías, los incendios, etc. Por eso, éste es un buen ejemplo de un conjunto muy complejo de interacciones que eventualmente vinculan enfermedades muy peligrosas para los humanos. Pero en última instancia, está bastante claro que si tenemos un clima estable y una biosfera sana e intacta, realmente reduciremos el riesgo de enfermedades zoonóticas como el Covid-19.

5/ ¿Cree que es necesario un nuevo enfoque para explicar esta forma tan conectada de operar el sistema terrestre?

Sí. Y para abordar los problemas que enfrentamos al tratar el cambio climático y la degradación de la biosfera, como lo que está sucediendo en la Amazonía o en otras partes del mundo donde la deforestación y la degradación de los ecosistemas muestra cómo tenemos un enorme vacío legal en la forma en que manejamos nuestra relación con el Sistema Terrestre. Nuestros sistemas legales están construidos sobre la idea de la Nación-Estado, que ha durado unos 200 o 300 años. Tenemos una gobernanza mundial extremadamente débil. Es cierto que tenemos a las Naciones Unidas, que intenta hacer lo mejor posible. Sin embargo, todavía están dominados por estados nacionales y sus propios intereses. Eso podía haber funcionado cuando los humanos éramos un pequeño mundo en un gran planeta. En otras palabras, cuando éramos mucho menos y no teníamos las poderosas tecnologías que tenemos hoy en día. Pudimos vivir dentro de los límites del sistema Terrestre, y lo hicimos durante miles de años. Pero ahora, en 2020, es una situación totalmente diferente, porque somos un gran mundo en un planeta pequeño. Y eso cambia completamente el juego. Y carecemos de los instrumentos legales y el marco jurídico que necesitamos en este nuevo contexto del siglo XXI.

6/ Pero también requiere una base científica.

Por supuesto, y la ciencia del Sistema Terrestre es la base científica necesaria para construir una nueva estructura legal, porque la ciencia del Sistema Terrestre dice que estamos en un planeta que tiene un solo sistema de soporte de vida, y eso se traduce en nuestra casa común. No todos nos vamos mudar a Marte o a otro planeta, por lo tanto, tenemos que aprender a vivir dentro de las características y límites de la Tierra como un sistema único y la idea de una casa común es el primer paso para lograr un gobierno consistente con la ciencia de nuestro sistema. Lo que el Sistema Terrestre nos está diciendo realmente es que tenemos que reconocerlo en términos legales, no existe todavía en el derecho internacional, pero los Estados-Naciones sí existen. De alguna manera hemos tratamos de gobernar el Sistema Terrestre, tenemos algunas regulaciones internacionales sobre lo que se puede hacer en los océanos, por ejemplo. Sin embargo, los Estados-Naciones reclaman los océanos a través de las Zonas Económicas Exclusivas. Así reivindican partes del Sistema Terrestre y luego luchan por ver quién tiene derecho a pescar en esas zonas y así sucesivamente. Éste resulta por ser un modelo muy incompleto e ineficaz desde la perspectiva del Sistema Terrestre. Lo primero que tenemos que hacer es reconocer el Sistema Terrestre, que es intangible, como nuestra casa común y en términos legales. América del Norte tiene tres países, los Estados Unidos, Canadá y México. Se definen en términos de territorio, hay límites que los separan. Pero no puedes hacer lo mismo con un sistema. No podemos dividir la circulación oceánica, la circulación atmosférica o el movimiento del carbono. Eso no funciona. Obviamente es difícil para la gente entender esta realidad. Sólo que los abogados dicen que hay precedentes de esta visión.

7/ ¿Cuáles son esos precedentes?

Por ejemplo, hoy en día reconocemos legalmente los derechos de autor en todo el mundo. Los libros son físicos, pero su valor real son las ideas que están ahí, y eso es intangible. Lo mismo ocurre con el Sistema Terrestre: hay un océano físico, hay trozos de tierra física, pero en realidad es un sistema. Es la circulación, son los puntos de no retorno. Son los cambios a largo plazo, los patrones de estabilidad a largo plazo los que realmente hacen al planeta habitable para los humanos y otras formas de vida. Por lo tanto, es un paso legal extremadamente importante para nosotros decir: este es nuestro planeta y tiene que ser reconocido legalmente como un sistema del que todos dependemos. Y es de nuestro interés común mantener este sistema en un estado de buen funcionamiento. .

8/Will Steffen es copresidente del Comité Científico de la Casa Común de la Humanidad (CHH), una organización mundial que trabaja para marcar la diferencia. ¿Cuál es el nuevo enfoque del CHH para abordar el cambio climático?

Bueno, la Casa Común de la Humanidad es una organización diseñada para reconocer el Sistema Terrestre como un sistema integrado único y para defender un pacto global que lo reconozca en términos legales. Y para que eso suceda necesitamos tener apoyo científico, porque este es un concepto nuevo para muchas personas, especialmente para aquellos que no son científicos de la naturaleza, como abogados, políticos o economistas. Necesitamos tener una base científica

sólida, que en primer lugar conciba la Tierra como un sistema único y cómo funciona este sistema, porque no es un sistema uniforme. Por ejemplo, la selva tropical del Amazonas es extremadamente importante para el funcionamiento general del Sistema Terrestre.

¿Pero quién es responsable de esto? Hay nueve o diez países en Sudamérica y especialmente Brasil, donde se encuentra gran parte de la selva amazónica. Para darnos cuenta de la importancia de esto, necesitamos entender desde un punto de vista científico cómo funciona el Sistema Terrestre en la selva tropical, cómo metaboliza el carbono, cómo afecta y es afectado por el clima. Y esto es lo que es común: si deforestan el Amazonas, disminuirán las precipitaciones en Australia o la temperatura en China. Y lo sabemos a través de los modelos de circulación global.

Por lo tanto, es de interés tanto para los australianos como para los chinos tener un Amazonas que funcione bien, así como para los brasileños y los sudamericanos. Este es un muy buen ejemplo de cómo las ciencias naturales pueden trabajar con economistas, politólogos y otros expertos para reconocer nuestra casa común y construirla. Solo después de reconocer legalmente el Sistema Terrestre, podremos entonces definir nuevas políticas e instrumentos económicos que pueden ayudar a restaurar la selva tropical del Amazonas, regenerar los bosques y ecosistemas en otras regiones del mundo, proteger la circulación del océano.

9/ ¿Qué iniciativas deberían tomarse ahora para superar los obstáculos que nos han impedido llegar a un acuerdo mundial?

Ahora mismo, necesitamos conseguir el reconocimiento legal de la casa común. Y la mejor manera de hacerlo es a través de las Naciones Unidas. Requerirá algún esfuerzo, pero comenzar el diálogo con la organización será muy importante. Quizás a lo largo de ese camino necesitamos desarrollar algún tipo de reconocimiento específico, por ejemplo, de la selva tropical del Amazonas y las formas de gestionarla. También necesitamos interactuar con el sector financiero. Y yo hago un poco de todo esto como experto, trabajando bajo la bandera de la Casa Común de la Humanidad. Hemos conversado con algunas de las grandes empresas financieras que están

financiando una buena parte de la deforestación, y muchas de ellas no reconocen las implicaciones de lo que están haciendo. Simplemente lo miran desde un punto de vista económico, es decir, es una buena inversión, dará un buen rendimiento para los inversionistas, etc. Pero cuando se les informa sobre lo que ocurre fuera de Brasil, ya que la deforestación está influyendo en la forma en que funciona todo el planeta, eso es algo totalmente nuevo para ellos.

10/ Entonces, ¿qué tenemos que hacer?

Tenemos que adoptar un enfoque multifacético y trabajar duro en las cuestiones jurídicas que deben ser consideradas por las Naciones Unidas. Al mismo tiempo necesitamos involucrar a los actores clave como el sector financiero, la industria pesquera, etc., a fin de que entiendan cómo se está degradando el Sistema Terrestre.

Estamos empezando a discutir estos temas con varios sectores de actividad, pero obviamente el sector de los combustibles fósiles tiende a ser muy resistente en comparación con los sectores financiero o pesquero, que están más abiertos a dialogar al respecto. Quizás porque están más estrechamente relacionados con las implicaciones de los daños en los sistemas de los que dependen. La pesca es un buen ejemplo porque es un bien común global. Los peces no reconocen las zonas que los humanos han creado artificialmente en las aguas del mar, por lo que necesitamos gestionar los recursos pesqueros como un bien común colectivo. Ya existen compañías pesqueras que están empezando a darse cuenta de que necesitan trabajar juntos, en lugar de competir, para proteger los recursos del océano. Lo mismo comenzó a suceder con algunas grandes compañías financieras, cuando se dieron cuenta de que si dañaban la selva amazónica, perderían su inversión, porque caería menos lluvia y no sería posible plantar suficiente soya o pasto para el ganado. La mayor tarea que enfrenta la Casa Común de la Humanidad es cambiar la forma de pensar de la gente, su concepción del planeta y su nivel de conciencia respecto a las consecuencias que tienen sus acciones sobre el Sistema Terrestre.

Conversaciones de la Casa Común: Sobre el vacío legal en la forma como manejamos el Sistema Terrestre

Artículo
por:
No items found.
February 20, 2021

Galería

No items found.
Will Steffen
Will Steffen, Profesor Emérito de la Universidad de Australia: "Hay un enorme vacío legal en la forma como manejamos el Sistema Terrestre"

Bienvenido a las Conversaciones de la Casa Común. Hoy entrevistamos al famoso especialista en cambio climático y científico del Sistema Terrestre Will Ste¦en. Profesor Emérito de la Escuela Fenner de Medio Ambiente y Sociedad de la Universidad Nacional de Australia, Will Ste¦en es también miembro del Consejo del Clima de

Australia y co-preside el Comité Científico de la Casa Común de la Humanidad, una organización con sede en Portugal, en la Universidad de Oporto.

KIMBERLY WHITE, The Planetary Press

1/ ¿Qué significa ser un científico del Sistema Terrestre y qué está investigando actualmente?

Ahora bien, un científico del Sistema Terrestre es alguien que estudia nuestro planeta como un sistema único e integrado y esta es un área de la ciencia relativamente nueva, porque las ciencias naturales generalmente tratan a los componentes de un sistema y los estudian detalladamente y de forma aislada. Sean los componentes de un ecosistema o de un sistema climático, las ciencias naturales estudian lo que sucede con las capas de hielo o con la circulación de los océanos, etc., y los científicos han estado trabajando así durante décadas y siglos.

Sin embargo, hay una nueva área que se está desarrollando, llamada Ciencia de los Sistemas Complejos, que intenta poner estos componentes juntos y entender cómo funcionan los sistemas, como sistemas completos. Y cuáles son sus propiedades emergentes, algo que no podemos entender sólo estudiando sus componentes de forma aislada. Y ahora estamos aplicando este tipo de análisis a la Tierra como un todo, y usamos el concepto de Sistema Terrestre porque en efecto tiene propiedades que son características de la Tierra como un todo. Y tiene procesos que alteran esas propiedades. En la práctica, eso significa que cuando miramos al Sistema Terrestre, está cambiando muy rápido, se está alejando a un ritmo muy acelerado del estado estable que ha perdurado desde hace 11.700 años - la era geológica del Holoceno - debido a la presión ejercida por las actividades humanas.

Y hemos estado tratando de entender qué está generando estos enormes cambios. Y están surgiendo muchas ideas interesantes. Uno de los más importantes está relacionado con los llamados puntos de no retorno, que son partes de un sistema. Cuando los presionamos parecen resistirse al cambio, pero cuando los presionamos un poco más, pueden pasar a otro estado. Y algunos de estos puntos de no retorno están conectados para formar lo que llamamos el efecto dominó o efecto cascada. Este es realmente el motor que está causando los cambios en el Sistema Terrestre. Por lo tanto, necesitamos entender no sólo los cambios graduales, sino también cómo estos puntos de no retorno pueden conducir a cambios más rápidos y a cambios que serán muy difíciles de revertir. En resumen, los científicos del Sistema Terrestre están tratando de entender nuestro planeta como un único sistema complejo, que tiene sus propias propiedades, y que está bajo mucha presión debido a las actividades humanas.

2/ Ciertos científicos han afirmado que estamos entrando en una nueva era geológica, el Antropoceno, debido a las crecientes presiones de las actividades humanas, y mencionó el efecto dominó o la cascada. ¿Podría explicarlo mejor?

Sí, puedo hacer una analogía con un ejemplo del día a día. Si cruzamos un lago en un kayak y estamos remando, podemos agitar ese kayak un poco y vuelve a su posición vertical y seguimos remando solos. Pero si lo inclinamos demasiado se volteará, nos quedaremos bajo el agua y tendremos que luchar para volver a la superficie. Es un punto de no retorno y el kayak volteado. Es una analogía muy simple con los componentes del Sistema Terrestre, que simulan un comportamiento similar. Un buen ejemplo es el hielo que flota sobre el Océano Glacial Ártico.

En el hemisferio norte en verano hay mucha luz solar en este océano, pero si está cubierto de hielo, refleja la luz solar, lo que ayuda a mantenerlo frío. Como la Tierra se está calentando, el hielo marino de verano está disminuyendo y no cubre el océano de la misma manera. A medida que la capa de hielo se encoge, ya no cubre el agua más oscura que obviamente absorbe más luz solar que el hielo. Y contribuye al calentamiento regional en el Polo Norte. Y a medida que el Polo Norte se calienta más, obviamente el hielo disminuye más. Y como el hielo disminuye más, calienta más.

Es un fenómeno que llamamos circuitos de retroalimentación, (o "feedback loops" por su traducción al inglés). Muchos de estos elementos críticos tienen circuitos de retroalimentación. ¿Y cuál es el punto de no retorno? Una vez que el hielo se derrite lo suficiente, el proceso ya no puede ser interrumpido.

3/ ¿Puede este fenómeno ocurrir en regiones de la Tierra donde no hay hielo?

Sí, en la selva del Amazonas. La mayor selva tropical del planeta está siendo amenazada por dos procesos interactivos. Una de ellas es la deforestación causada por la actividad humana, que obviamente implica cuestiones políticas, la globalización, la inversión de grandes empresas en la deforestación y la reconversión de tierras para el cultivo de soya o los pastos para la cría de ganado, etc. Su efecto es reducir el ciclo del agua en este sistema. Un bosque tropical necesita mucha lluvia para ser un bosque saludable. Esta lluvia proviene de dos fuentes. Una es la evaporación del propio bosque, que tiene su propio sistema de reciclaje. De hecho, casi la mitad de las precipitaciones son generadas por el propio bosque. La otra mitad viene del Océano Atlántico.

Así, a medida que la selva tropical es deforestada, estamos reduciendo la cantidad de circulación interna de agua por evaporación de la selva. Al mismo tiempo, la circulación del Atlántico está cambiando debido al cambio climático, que reduce las precipitaciones provenientes del océano. La selva amazónica está siendo golpeada dos veces y llegará a un punto en el que no tendrá suficiente lluvia, comenzando a arder más a menudo, lo que acortará aún más el ciclo interno del agua. Y hay un auto-refuerzo de llamado circuito de retroalimentación interno que convertirá el bosque o la mayor parte de él en una sabana, un sistema mucho más seco. El concepto de efecto dominó o cascada también entra en juego aquí, porque muchos de estos puntos individuales de no retorno están realmente conectados. Por lo tanto, la pérdida de más y más hielo marino del Ártico, causa un calentamiento regional en Groenlandia y el hielo derretido fluye hacia el Atlántico Norte. Esta agua fría disminuye la velocidad de la circulación del Atlántico Norte, lo que a su vez reduce las precipitaciones sobre la Amazonía. Estos vínculos ocurren en la mayor parte del planeta y cuando los consideramos juntos, un efecto dominó global podría ocurrir en algún momento en el futuro. Eso básicamente desplazaría al Sistema Terrestre del control o influencia humana, moviéndose a un estado diferente, probablemente mucho más cálido que el que imaginamos y con regímenes de lluvia muy diferentes.

4/ ¿Existen conexiones entre el Covid-19, el cambio climático y la alteración del medio ambiente?

Se han realizado algunos trabajos de investigación sobre este fenómeno, que suele denominarse como la conexión entre la degradación de la biósfera -que es otra expresión de cambio o alteración del medio ambiente- y las llamadas enfermedades zoonóticas, que se trasladan de los animales a los seres humanos. Y por supuesto eso es lo que pasó con Covid-19. En relación con otras enfermedades, se producen a medida que continuamos degradando la biosfera a través de la deforestación, la alteración de los ecosistemas, etc. Todo esto aumenta la probabilidad de que estas enfermedades se extiendan a los humanos, porque los humanos están ahora en contacto más cercano, en los frentes de la deforestación, con los ecosistemas que están siendo perturbados. Esta investigación está todavía en una etapa inicial y necesitamos hacer más investigaciones para saber exactamente cuál podría ser esta conexión. En lo que respecta a la conexión con el cambio climático, creo que no es tan directa como en la degradación del medio ambiente. Pero cuando hablamos de sistemas complejos, el cambio climático puede realmente también agravar la alteración del medio ambiente. Y ser un factor que contribuya a aumentar las sequías, los incendios, etc. Por eso, éste es un buen ejemplo de un conjunto muy complejo de interacciones que eventualmente vinculan enfermedades muy peligrosas para los humanos. Pero en última instancia, está bastante claro que si tenemos un clima estable y una biosfera sana e intacta, realmente reduciremos el riesgo de enfermedades zoonóticas como el Covid-19.

5/ ¿Cree que es necesario un nuevo enfoque para explicar esta forma tan conectada de operar el sistema terrestre?

Sí. Y para abordar los problemas que enfrentamos al tratar el cambio climático y la degradación de la biosfera, como lo que está sucediendo en la Amazonía o en otras partes del mundo donde la deforestación y la degradación de los ecosistemas muestra cómo tenemos un enorme vacío legal en la forma en que manejamos nuestra relación con el Sistema Terrestre. Nuestros sistemas legales están construidos sobre la idea de la Nación-Estado, que ha durado unos 200 o 300 años. Tenemos una gobernanza mundial extremadamente débil. Es cierto que tenemos a las Naciones Unidas, que intenta hacer lo mejor posible. Sin embargo, todavía están dominados por estados nacionales y sus propios intereses. Eso podía haber funcionado cuando los humanos éramos un pequeño mundo en un gran planeta. En otras palabras, cuando éramos mucho menos y no teníamos las poderosas tecnologías que tenemos hoy en día. Pudimos vivir dentro de los límites del sistema Terrestre, y lo hicimos durante miles de años. Pero ahora, en 2020, es una situación totalmente diferente, porque somos un gran mundo en un planeta pequeño. Y eso cambia completamente el juego. Y carecemos de los instrumentos legales y el marco jurídico que necesitamos en este nuevo contexto del siglo XXI.

6/ Pero también requiere una base científica.

Por supuesto, y la ciencia del Sistema Terrestre es la base científica necesaria para construir una nueva estructura legal, porque la ciencia del Sistema Terrestre dice que estamos en un planeta que tiene un solo sistema de soporte de vida, y eso se traduce en nuestra casa común. No todos nos vamos mudar a Marte o a otro planeta, por lo tanto, tenemos que aprender a vivir dentro de las características y límites de la Tierra como un sistema único y la idea de una casa común es el primer paso para lograr un gobierno consistente con la ciencia de nuestro sistema. Lo que el Sistema Terrestre nos está diciendo realmente es que tenemos que reconocerlo en términos legales, no existe todavía en el derecho internacional, pero los Estados-Naciones sí existen. De alguna manera hemos tratamos de gobernar el Sistema Terrestre, tenemos algunas regulaciones internacionales sobre lo que se puede hacer en los océanos, por ejemplo. Sin embargo, los Estados-Naciones reclaman los océanos a través de las Zonas Económicas Exclusivas. Así reivindican partes del Sistema Terrestre y luego luchan por ver quién tiene derecho a pescar en esas zonas y así sucesivamente. Éste resulta por ser un modelo muy incompleto e ineficaz desde la perspectiva del Sistema Terrestre. Lo primero que tenemos que hacer es reconocer el Sistema Terrestre, que es intangible, como nuestra casa común y en términos legales. América del Norte tiene tres países, los Estados Unidos, Canadá y México. Se definen en términos de territorio, hay límites que los separan. Pero no puedes hacer lo mismo con un sistema. No podemos dividir la circulación oceánica, la circulación atmosférica o el movimiento del carbono. Eso no funciona. Obviamente es difícil para la gente entender esta realidad. Sólo que los abogados dicen que hay precedentes de esta visión.

7/ ¿Cuáles son esos precedentes?

Por ejemplo, hoy en día reconocemos legalmente los derechos de autor en todo el mundo. Los libros son físicos, pero su valor real son las ideas que están ahí, y eso es intangible. Lo mismo ocurre con el Sistema Terrestre: hay un océano físico, hay trozos de tierra física, pero en realidad es un sistema. Es la circulación, son los puntos de no retorno. Son los cambios a largo plazo, los patrones de estabilidad a largo plazo los que realmente hacen al planeta habitable para los humanos y otras formas de vida. Por lo tanto, es un paso legal extremadamente importante para nosotros decir: este es nuestro planeta y tiene que ser reconocido legalmente como un sistema del que todos dependemos. Y es de nuestro interés común mantener este sistema en un estado de buen funcionamiento. .

8/Will Steffen es copresidente del Comité Científico de la Casa Común de la Humanidad (CHH), una organización mundial que trabaja para marcar la diferencia. ¿Cuál es el nuevo enfoque del CHH para abordar el cambio climático?

Bueno, la Casa Común de la Humanidad es una organización diseñada para reconocer el Sistema Terrestre como un sistema integrado único y para defender un pacto global que lo reconozca en términos legales. Y para que eso suceda necesitamos tener apoyo científico, porque este es un concepto nuevo para muchas personas, especialmente para aquellos que no son científicos de la naturaleza, como abogados, políticos o economistas. Necesitamos tener una base científica

sólida, que en primer lugar conciba la Tierra como un sistema único y cómo funciona este sistema, porque no es un sistema uniforme. Por ejemplo, la selva tropical del Amazonas es extremadamente importante para el funcionamiento general del Sistema Terrestre.

¿Pero quién es responsable de esto? Hay nueve o diez países en Sudamérica y especialmente Brasil, donde se encuentra gran parte de la selva amazónica. Para darnos cuenta de la importancia de esto, necesitamos entender desde un punto de vista científico cómo funciona el Sistema Terrestre en la selva tropical, cómo metaboliza el carbono, cómo afecta y es afectado por el clima. Y esto es lo que es común: si deforestan el Amazonas, disminuirán las precipitaciones en Australia o la temperatura en China. Y lo sabemos a través de los modelos de circulación global.

Por lo tanto, es de interés tanto para los australianos como para los chinos tener un Amazonas que funcione bien, así como para los brasileños y los sudamericanos. Este es un muy buen ejemplo de cómo las ciencias naturales pueden trabajar con economistas, politólogos y otros expertos para reconocer nuestra casa común y construirla. Solo después de reconocer legalmente el Sistema Terrestre, podremos entonces definir nuevas políticas e instrumentos económicos que pueden ayudar a restaurar la selva tropical del Amazonas, regenerar los bosques y ecosistemas en otras regiones del mundo, proteger la circulación del océano.

9/ ¿Qué iniciativas deberían tomarse ahora para superar los obstáculos que nos han impedido llegar a un acuerdo mundial?

Ahora mismo, necesitamos conseguir el reconocimiento legal de la casa común. Y la mejor manera de hacerlo es a través de las Naciones Unidas. Requerirá algún esfuerzo, pero comenzar el diálogo con la organización será muy importante. Quizás a lo largo de ese camino necesitamos desarrollar algún tipo de reconocimiento específico, por ejemplo, de la selva tropical del Amazonas y las formas de gestionarla. También necesitamos interactuar con el sector financiero. Y yo hago un poco de todo esto como experto, trabajando bajo la bandera de la Casa Común de la Humanidad. Hemos conversado con algunas de las grandes empresas financieras que están

financiando una buena parte de la deforestación, y muchas de ellas no reconocen las implicaciones de lo que están haciendo. Simplemente lo miran desde un punto de vista económico, es decir, es una buena inversión, dará un buen rendimiento para los inversionistas, etc. Pero cuando se les informa sobre lo que ocurre fuera de Brasil, ya que la deforestación está influyendo en la forma en que funciona todo el planeta, eso es algo totalmente nuevo para ellos.

10/ Entonces, ¿qué tenemos que hacer?

Tenemos que adoptar un enfoque multifacético y trabajar duro en las cuestiones jurídicas que deben ser consideradas por las Naciones Unidas. Al mismo tiempo necesitamos involucrar a los actores clave como el sector financiero, la industria pesquera, etc., a fin de que entiendan cómo se está degradando el Sistema Terrestre.

Estamos empezando a discutir estos temas con varios sectores de actividad, pero obviamente el sector de los combustibles fósiles tiende a ser muy resistente en comparación con los sectores financiero o pesquero, que están más abiertos a dialogar al respecto. Quizás porque están más estrechamente relacionados con las implicaciones de los daños en los sistemas de los que dependen. La pesca es un buen ejemplo porque es un bien común global. Los peces no reconocen las zonas que los humanos han creado artificialmente en las aguas del mar, por lo que necesitamos gestionar los recursos pesqueros como un bien común colectivo. Ya existen compañías pesqueras que están empezando a darse cuenta de que necesitan trabajar juntos, en lugar de competir, para proteger los recursos del océano. Lo mismo comenzó a suceder con algunas grandes compañías financieras, cuando se dieron cuenta de que si dañaban la selva amazónica, perderían su inversión, porque caería menos lluvia y no sería posible plantar suficiente soya o pasto para el ganado. La mayor tarea que enfrenta la Casa Común de la Humanidad es cambiar la forma de pensar de la gente, su concepción del planeta y su nivel de conciencia respecto a las consecuencias que tienen sus acciones sobre el Sistema Terrestre.

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba