El Gran Escape: La Prisión de la Alienación en el Régimen del Statu Quo

October 30, 2020
Columna
por:
No items found.
Milad B. Fakurian on Unsplash
“Alienación, ensimismamiento y privilegios
Son perfectas celdas de aprisionamiento
Custodiadas de forma celosa por el statu quo
Personas caminan por ahí encadenadas a todo:
Un modo de vida, unas imposiciones sociales,
Un espejismo de comodidades y falsas libertades.
Perfectas prisiones para el pensamiento y el cuerpo
Vivimos en un panóptico que todo lo controla
La única libertad posible está en nuestros espíritus”

Imaginemos que la sociedad es la prisión de Alcatraz, una fortaleza de máxima seguridad, que alberga cientos de prisioneros de una sociedad disciplinaria, allí tras las rejas transcurre la vida, sin ver más allá, sin comprender la realidad. No es fácil escapar de la prisión de la alienación, no es fácil comprender que la real enfermedad es la supuesta normalidad, esa que uniforma el pensamiento y nos vuelve prisioneros y prisioneras de un sistema de poder. 

Las personas alienadas justifican los sistemas de opresión y participan de ellos sin cuestionar el orden establecido por el statu quo. Desde que nacemos e incluso antes de nacer nos condicionan, nos imponen una serie de reglas sociales, que le son útiles a quienes manejan los hilos invisibles y explotan la conciencia y los cuerpos de los hombres y mujeres que caminan casi sin ver, obedecen sin discutir y se vuelven totalmente dependientes del sistema.

Sin poder elegir, la prisión de la alienación nos encadena, nos manipula y hasta nos seduce, por ello, cualquier intento de fuga es juzgado por la sociedad en su conjunto, desafiar al statu quo implica la condena social. El cuestionamiento crítico, es considerado una especie de blasfemia contra el orden instituido. En el fondo todos y todas quieren huir, pero prefieren la falsa sensación de seguridad.

El trabajo, el dinero, el estatus social, la acumulación de bienes, la idea de familia perfecta, son dádivas del statu quo para generar el síndrome de la alienación sistemática; por ello, mientras se tenga dinero, bienes, trabajo y una familia de un molde social determinado pareciera que no importara lo demás, la desigualdad, las injusticias sociales, la violencia sociopolítica y todas las aberraciones que pueden habitar en el statu quo.

En la prisión de la alienación, lo importante es encajar en un molde social, por ejemplo, conformar una familia tradicional, reproducirse y mantener cierto estilo de vida, sin importar si en esa familia también hay relaciones de opresión, violencia y desigualdad. El nivel de alienación es tan aterradoramente alto que las personas prefieren vivir en un mundo de apariencias a no ser parte de determinado molde social, es una forma de naturalizar las violencias.

Para escapar de esta prisión, es preciso no aceptar lo inaceptable, ni justificar lo injustificable, cuestionar lo cuestionable, dignificar la indignación, desmoldar los moldes sociales, desnaturalizar las violencias, desarmar los estereotipos de roles y de género, y desarrollar un sentido crítico de la realidad, quién carece de él será siempre un prisionero o prisionera.

Para planear el escape es necesario revertir lo instituido, no vivir del qué dirán, enfrentar la presión social, rechazar un mundo de apariencias, encontrar fugas en la libertad de pensamiento y espíritu, no dejar que el statu quo nos arrebate la capacidad de cuestionar lo que está mal solo por mantener una serie de privilegios y un determinado estilo de vida.

Escapar del statu quo es como escapar de Alcatraz, hay que encontrar puntos de fuga y las debilidades de esta fortaleza, actuar con ingenio y demostrar que el orden instituido también puede revertirse con proezas instituyentes. Aunque parezca imposible siempre hay otro camino que nos invita a romper las cadenas que nos aprisionan, no normalicemos lo que está mal solo por aparentar ante los demás, seamos libres a nuestro modo sin hacer daño a nadie, y sobretodo rompamos las cadenas de la indiferencia. 

¡Escapa a toda costa de la prisión de la alienación en el régimen del statu quo!

El Gran Escape: La Prisión de la Alienación en el Régimen del Statu Quo

Columna
por:
No items found.
August 30, 2020

Galería

No items found.
Milad B. Fakurian on Unsplash
“Alienación, ensimismamiento y privilegios
Son perfectas celdas de aprisionamiento
Custodiadas de forma celosa por el statu quo
Personas caminan por ahí encadenadas a todo:
Un modo de vida, unas imposiciones sociales,
Un espejismo de comodidades y falsas libertades.
Perfectas prisiones para el pensamiento y el cuerpo
Vivimos en un panóptico que todo lo controla
La única libertad posible está en nuestros espíritus”

Imaginemos que la sociedad es la prisión de Alcatraz, una fortaleza de máxima seguridad, que alberga cientos de prisioneros de una sociedad disciplinaria, allí tras las rejas transcurre la vida, sin ver más allá, sin comprender la realidad. No es fácil escapar de la prisión de la alienación, no es fácil comprender que la real enfermedad es la supuesta normalidad, esa que uniforma el pensamiento y nos vuelve prisioneros y prisioneras de un sistema de poder. 

Las personas alienadas justifican los sistemas de opresión y participan de ellos sin cuestionar el orden establecido por el statu quo. Desde que nacemos e incluso antes de nacer nos condicionan, nos imponen una serie de reglas sociales, que le son útiles a quienes manejan los hilos invisibles y explotan la conciencia y los cuerpos de los hombres y mujeres que caminan casi sin ver, obedecen sin discutir y se vuelven totalmente dependientes del sistema.

Sin poder elegir, la prisión de la alienación nos encadena, nos manipula y hasta nos seduce, por ello, cualquier intento de fuga es juzgado por la sociedad en su conjunto, desafiar al statu quo implica la condena social. El cuestionamiento crítico, es considerado una especie de blasfemia contra el orden instituido. En el fondo todos y todas quieren huir, pero prefieren la falsa sensación de seguridad.

El trabajo, el dinero, el estatus social, la acumulación de bienes, la idea de familia perfecta, son dádivas del statu quo para generar el síndrome de la alienación sistemática; por ello, mientras se tenga dinero, bienes, trabajo y una familia de un molde social determinado pareciera que no importara lo demás, la desigualdad, las injusticias sociales, la violencia sociopolítica y todas las aberraciones que pueden habitar en el statu quo.

En la prisión de la alienación, lo importante es encajar en un molde social, por ejemplo, conformar una familia tradicional, reproducirse y mantener cierto estilo de vida, sin importar si en esa familia también hay relaciones de opresión, violencia y desigualdad. El nivel de alienación es tan aterradoramente alto que las personas prefieren vivir en un mundo de apariencias a no ser parte de determinado molde social, es una forma de naturalizar las violencias.

Para escapar de esta prisión, es preciso no aceptar lo inaceptable, ni justificar lo injustificable, cuestionar lo cuestionable, dignificar la indignación, desmoldar los moldes sociales, desnaturalizar las violencias, desarmar los estereotipos de roles y de género, y desarrollar un sentido crítico de la realidad, quién carece de él será siempre un prisionero o prisionera.

Para planear el escape es necesario revertir lo instituido, no vivir del qué dirán, enfrentar la presión social, rechazar un mundo de apariencias, encontrar fugas en la libertad de pensamiento y espíritu, no dejar que el statu quo nos arrebate la capacidad de cuestionar lo que está mal solo por mantener una serie de privilegios y un determinado estilo de vida.

Escapar del statu quo es como escapar de Alcatraz, hay que encontrar puntos de fuga y las debilidades de esta fortaleza, actuar con ingenio y demostrar que el orden instituido también puede revertirse con proezas instituyentes. Aunque parezca imposible siempre hay otro camino que nos invita a romper las cadenas que nos aprisionan, no normalicemos lo que está mal solo por aparentar ante los demás, seamos libres a nuestro modo sin hacer daño a nadie, y sobretodo rompamos las cadenas de la indiferencia. 

¡Escapa a toda costa de la prisión de la alienación en el régimen del statu quo!

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba