No items found.
privilegios
Ole Herman
“En la isla de los privilegios gobierna la selectividad
Se expiden licencias vip para corromper y matar”


Recordemos que vip significa “Very Important Person” o en ruso “Viesima Imenitaia Persona”, este término se originó en la antigua Roma, cuando los patricios tenían pases para un orden social privilegiado sobre los plebeyos, en la edad media reinó el clero, durante la revolución rusa, un cierto grupo de personas que pertenecían a la nobleza tenían una serie de privilegios. También, estaban los vip ostracistas “privilegiados patriarcalistas, racistas y clasistas” lo único que provocaron fue desigualdad, exclusión y discriminación.


En la isla de los privilegios, los derechos no existen para todas las personas, son como licencias vip para ser disfrutados sólo por quienes ostentan el poder. Hasta la vida, un derecho sagrado, tiene un precio, pareciera que ahora respirar el aire es cuestión de privilegios. Del pase vip está excluida la población de líderes, lideresas, excombatientes, vigías ambientales, madres comunitarias y población inocente. Defender la paz tiene un costo: morir en el intento.


Lo más grave es que en esta isla privilegiada se reparten autorizaciones vip para la impunidad de homicidios, feminicidios, masacres, corrupción, violaciones, ejecuciones extrajudiciales, torturas y desapariciones forzadas. Si tienes el pase vip no pasa nada, todo lo contrario, te entregan más poder para la impunidad y le puedes hacer el quite a la justicia. Pareciera que algunas personas tienen licencia para matar, no valen las 300 investigaciones, ni la infinidad de acusaciones.


Hasta en tiempos pandémicos la isla de los privilegios alardea de su sistema de desigualdad, así, mientras el confinamiento es una tortura para las personas de escasos recursos económicos, para otras, es una oportunidad de presumir su “riqueza” y vivir en aislamiento privilegiado. Y ni qué decir del sistema desigual de repartición de vacunas contra el covid-19 en el mundo y las diferencias abismales entre países ricos y pobres. Es otra licencia vip de selectividad mortífera.


En la isla de los privilegios todo puede pasar, el asesino está en un pedestal, el gran criminal es descendiente del faraón Amenhotep, el genocida es un dios, el racista un purificador, el ignorante un presidente, el infanticida un ministro, el terrateniente un salvador y el cómplice del criminal un fiscal. En esta isla privilegiada, el privilegio es sinónimo de opresión. Hay quienes siguen disputando el pase para ser parte de los vip “Very Important Person” que más bien deberían llamarse los “Very Impunity Person”.  ¡Maldita isla!



En la isla de los privilegios…


En la Isla de los Privilegios…

Columna
por:
No items found.
March 30, 2021

Galería

No items found.
privilegios
Ole Herman
“En la isla de los privilegios gobierna la selectividad
Se expiden licencias vip para corromper y matar”


Recordemos que vip significa “Very Important Person” o en ruso “Viesima Imenitaia Persona”, este término se originó en la antigua Roma, cuando los patricios tenían pases para un orden social privilegiado sobre los plebeyos, en la edad media reinó el clero, durante la revolución rusa, un cierto grupo de personas que pertenecían a la nobleza tenían una serie de privilegios. También, estaban los vip ostracistas “privilegiados patriarcalistas, racistas y clasistas” lo único que provocaron fue desigualdad, exclusión y discriminación.


En la isla de los privilegios, los derechos no existen para todas las personas, son como licencias vip para ser disfrutados sólo por quienes ostentan el poder. Hasta la vida, un derecho sagrado, tiene un precio, pareciera que ahora respirar el aire es cuestión de privilegios. Del pase vip está excluida la población de líderes, lideresas, excombatientes, vigías ambientales, madres comunitarias y población inocente. Defender la paz tiene un costo: morir en el intento.


Lo más grave es que en esta isla privilegiada se reparten autorizaciones vip para la impunidad de homicidios, feminicidios, masacres, corrupción, violaciones, ejecuciones extrajudiciales, torturas y desapariciones forzadas. Si tienes el pase vip no pasa nada, todo lo contrario, te entregan más poder para la impunidad y le puedes hacer el quite a la justicia. Pareciera que algunas personas tienen licencia para matar, no valen las 300 investigaciones, ni la infinidad de acusaciones.


Hasta en tiempos pandémicos la isla de los privilegios alardea de su sistema de desigualdad, así, mientras el confinamiento es una tortura para las personas de escasos recursos económicos, para otras, es una oportunidad de presumir su “riqueza” y vivir en aislamiento privilegiado. Y ni qué decir del sistema desigual de repartición de vacunas contra el covid-19 en el mundo y las diferencias abismales entre países ricos y pobres. Es otra licencia vip de selectividad mortífera.


En la isla de los privilegios todo puede pasar, el asesino está en un pedestal, el gran criminal es descendiente del faraón Amenhotep, el genocida es un dios, el racista un purificador, el ignorante un presidente, el infanticida un ministro, el terrateniente un salvador y el cómplice del criminal un fiscal. En esta isla privilegiada, el privilegio es sinónimo de opresión. Hay quienes siguen disputando el pase para ser parte de los vip “Very Important Person” que más bien deberían llamarse los “Very Impunity Person”.  ¡Maldita isla!



En la isla de los privilegios…


Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba