No items found.

Una de las caras más desgarradoras que a dejado el confinamiento en Colombia, ha sido los feminicidios, y tentativa de homicidio hacia las mujeres por parte de sus familiares y parejas.

Lo que ha transcurrido del 2020 en Colombia ya han asesinado a noventa mujeres. Es una cifra alarmante, se evidencia la violencia absurda que aún existe en el país, la mayoría de mujeres fueron torturadas, abusadas, secuestradas y asesinadas. En algunos casos sus hijos fueron testigos presenciales de estos hechos violentos, y como consecuencia, fueron víctimas de violencia.

¿Por qué algunos hombres creen que tienen autoridad sobre la vida de la mujer y de sus hijas e hijos?

¿Que les hace pensar que asesinar y violentar a una mujer es un “acto de amor”?

Amar a una persona no significa tener la obligación de quedarse aguantando el maltrato y violencia que le propina su pareja o sus familiares. En la mayoría de casos no sólo sufre la mujer, también son víctimas de todo tipo de violencia sus hijas.

¡ESO NO ES AMOR, ESO ES POSESIÓN! ¡LAS MUJERES NO SOMOS OBJETOS, SOMOS SUJETOS DE DERECHO!

El Estado Colombiano está en la obligación de proteger la integridad física, mental y psicológica de las todas las niñas, adolescentes y mujeres sin excepción alguna, entonces ¿qué están haciendo las entidades gubernamentales para que la protección sea oportuna?

La mayoría de mujeres que fueron asesinadas, acudieron a varias entidades denunciando los hechos de violencia de sus parejas y al parecer a nadie le importó... ¿qué está pasando con tantos protocolos y rutas que no funcionan para el cuidado y protección de las víctimas?, ¿cuántas víctimas más deben seguir sufriendo violencia? para que cambien las rutas de acompañamiento y dirección que no están protegiendo a las mujeres. 

El feminicidio NO se puede seguir tratando como si fueran casos aislados, es evidente, es una problemática gravísima que estamos viviendo y que al parecer no se están tomando las medidas necesarias y correspondientes con la seriedad y la responsabilidad que esta lo amerita para minimizar el riesgo.

La violencia en contra de las mujeres pueden ser por parte de cualquier hombre ya sea el papá, el hermano, el primo, el tío, el vecino, el amigo, cualquiera que esté en su entorno. Muchas mujeres no denuncian por miedo a los pésimos e irregulares procedimientos por parte de entidades "protectoras". Es importante que cada mujer que denuncie no se le revictimice, y que atiendan estas situaciones rápidamente, con acompañamiento psicológico, legal y judicial pertinente, como lo estipula la  Ley 1257 del 2008.

Así como hacen  despliegues pedagógicos a temas que no son importantes como subirle la imagen al presidente, darle armas y recursos al ESMAD para que violente a la población civil,  debería redireccionar esos recursos económicos y humanos para acompañar y ayudar a las víctimas de violencia intrafamiliar, víctimas del conflicto y atodas las personas que si necesitan ayuda y que hoy se encuentran en situación de riesgo y vulnerabilidad...

Galería

No items found.

Una de las caras más desgarradoras que a dejado el confinamiento en Colombia, ha sido los feminicidios, y tentativa de homicidio hacia las mujeres por parte de sus familiares y parejas.

Lo que ha transcurrido del 2020 en Colombia ya han asesinado a noventa mujeres. Es una cifra alarmante, se evidencia la violencia absurda que aún existe en el país, la mayoría de mujeres fueron torturadas, abusadas, secuestradas y asesinadas. En algunos casos sus hijos fueron testigos presenciales de estos hechos violentos, y como consecuencia, fueron víctimas de violencia.

¿Por qué algunos hombres creen que tienen autoridad sobre la vida de la mujer y de sus hijas e hijos?

¿Que les hace pensar que asesinar y violentar a una mujer es un “acto de amor”?

Amar a una persona no significa tener la obligación de quedarse aguantando el maltrato y violencia que le propina su pareja o sus familiares. En la mayoría de casos no sólo sufre la mujer, también son víctimas de todo tipo de violencia sus hijas.

¡ESO NO ES AMOR, ESO ES POSESIÓN! ¡LAS MUJERES NO SOMOS OBJETOS, SOMOS SUJETOS DE DERECHO!

El Estado Colombiano está en la obligación de proteger la integridad física, mental y psicológica de las todas las niñas, adolescentes y mujeres sin excepción alguna, entonces ¿qué están haciendo las entidades gubernamentales para que la protección sea oportuna?

La mayoría de mujeres que fueron asesinadas, acudieron a varias entidades denunciando los hechos de violencia de sus parejas y al parecer a nadie le importó... ¿qué está pasando con tantos protocolos y rutas que no funcionan para el cuidado y protección de las víctimas?, ¿cuántas víctimas más deben seguir sufriendo violencia? para que cambien las rutas de acompañamiento y dirección que no están protegiendo a las mujeres. 

El feminicidio NO se puede seguir tratando como si fueran casos aislados, es evidente, es una problemática gravísima que estamos viviendo y que al parecer no se están tomando las medidas necesarias y correspondientes con la seriedad y la responsabilidad que esta lo amerita para minimizar el riesgo.

La violencia en contra de las mujeres pueden ser por parte de cualquier hombre ya sea el papá, el hermano, el primo, el tío, el vecino, el amigo, cualquiera que esté en su entorno. Muchas mujeres no denuncian por miedo a los pésimos e irregulares procedimientos por parte de entidades "protectoras". Es importante que cada mujer que denuncie no se le revictimice, y que atiendan estas situaciones rápidamente, con acompañamiento psicológico, legal y judicial pertinente, como lo estipula la  Ley 1257 del 2008.

Así como hacen  despliegues pedagógicos a temas que no son importantes como subirle la imagen al presidente, darle armas y recursos al ESMAD para que violente a la población civil,  debería redireccionar esos recursos económicos y humanos para acompañar y ayudar a las víctimas de violencia intrafamiliar, víctimas del conflicto y atodas las personas que si necesitan ayuda y que hoy se encuentran en situación de riesgo y vulnerabilidad...

Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba