Por un Puñado de Absurdos: La Sociedad Que No Sabía Pensar

February 17, 2020
Columna
por:
No items found.
Foto: Emiliano Vittoriosi

 

“Por un puñado de absurdos…

La ignorancia felicidad

La corrupción astucia

La trampa genialidad

La discriminación guía moral

Por un puñado de absurdos…

Se naturaliza la violencia

Se justifica la injusticia

Se aplaude la corrupción

Y se valida la estupidez 

Este es el absurdo del absurdo…”

 

Esta columna se basa en una frase del célebre Albert Camus, conocido como el profeta del absurdo “cualquier persona, a la vuelta de la esquina, puede experimentar la sensación del absurdo, porque todo es absurdo” sus escritos no son nada ajenos a la realidad de la sociedad que no sabía pensar…

 

POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA IGNORANCIA FELICIDAD


En un país con altos niveles de desigualdad, injusticia social, violencia y criminalidad, es absurdo disfrutar de manera eufórica e incluso agresiva los resultados de un partido de fútbol mientras están asesinando líderes y lideresas sociales de forma sistemática. Es absurdo utilizar este espectáculo deportivo como cortina de humo para las problemáticas del país.


Es absurdo que nos llamen el segundo país más feliz del mundo cuando los niños y niñas mueren de hambre en la Guajira, en los últimos ocho años van 4.770 muertes, hecho calificado como barbárico por la Corte Constitucional. Y más absurdo que el mismo presidente de la República reparta bombones a los niños y niñas del Chocó, un lugar en donde reina el abandono institucional y la niñez fallece por desnutrición.


Es absurdo que las madres tengan que demandar a ciertos padres irresponsables por inasistencia alimentaria, mientras, algunos de ellos disfrutan con frecuencia de cervezas, cigarrillos y festines nada económicos. Es absurdo que seamos uno de los países con el mayor número de días festivos y menos vacaciones pagas por que NO HAY TRABAJO. 


Es absurdo y triste la orden del cierre del planetario uno de los centros culturales más importantes de Bogotá por “disfrutar” durante seis fines de semana del macabro espectáculo taurino una fiesta de maltrato animal y muerte. ¡Increíble!

 

POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA CORRUPCIÓN ASTUCIA

 

Es absurda una condena de cuatro años de prisión a un hombre por hurtar un cubo de caldo de gallina, como sucedió en la ciudad de Cali, mientras los y las delincuentes de “cuello blanco” siguen viviendo de manera lujosa  en “casas por cárcel” disfrutando de los miles de millones de pesos que le roban a los colombianos y colombianas. 


Es absurdo criticar y quejarse de la corrupción de este país  y no salir a votar a favor de la consulta anticorrupción que finalmente resultó vencida en el año 2018, ¡Esto sólo pasa en Colombia!. Es absurdo que el país sea dirigido por un congreso con una cifra históricamente importante de congresistas con investigaciones por actos de corrupción, y en peores casos nexos con parapolítica y narcotráfico y lo más absurdo seguir votando por los mismos y las mismas.


Es absurdo que el general del ejército colombiano no se pronuncie sobre el asesinato de líderes y lideresas pero sí sobre la reciente muerte de uno de los victimarios más conocidos en Colombia “Alias Popeye” el más sanguinario jefe de sicarios, aunque se trata de una vida humana, no deja de ser absurdo y un reflejo de cómo se valida la corrupción y se invisibiliza a las víctimas de los violentos.

 

POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA TRAMPA GENIALIDAD

 

En Colombia la trampa es valorada, naturalizada y lo peor premiada, es absurdo que en cargos políticos se encuentren personas acusadas de plagio de tesis universitarias  o con falsos títulos de doctorados y no pase nada. Es absurdo idealizar como valores: la astucia, la habilidad de pasar por encima del otro o la otra, la vida fácil, la mal llamada “malicia indígena”, el sacar provecho de lo que se consideran debilidades. Es un absurdo que indigna llamar a la trampa genialidad. La deshonestidad no es una virtud, ni puede ser apreciada de ninguna manera. 


Ejemplo de este absurdo es encontrar en el mercado el juego monopoly para personas tramposas, ya de de hecho este popular pasatiempo es una apología al salvaje capitalismo como para además validar la trampa y deshonestidad en una versión en donde todo vale si no es descubierto. Esto es un claro ejemplo del absurdo en donde la persona más tramposa  evade el castigo  y es la que gana, cualquier parecido con la realidad colombiana...


POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA DISCRIMINACIÓN GUÍA MORAL

 

Es absurdo discriminar a quién es “diferente” sólo por su identidad de género, raza o cultura, validar los discursos de odio y estigmatizar sólo por un falso moralismo. Es absurdo escandalizarse por una alcaldesa diversa pero no inmutarse ante los feminicidios, violencia y desigualdad. 


Es absurdo que el bastión de la moralidad por lo general sea misógino, machista y violentador y sin embargo, habla de la moral con pleno convencimiento. Absurdo fue boicotear la PAZ con el discurso inmoral e ignorante de la supuesta ideología de género. Este tipo de absurdos le hacen mucho daño a la sociedad, exacerban la violencia, el machismo, la misoginia, la xenofobia y la discriminación en todas sus formas.  

 

Para finalizar, es inevitable recordar la idea que Camus desarrolla sobre "El hombre absurdo", o con una "sensibilidad absurda" lo asocia a la completa inutilidad de su vida. La tarea es superar esta inutilidad y no aceptar fácilmente los designios de lo absurdo, callar es validar la estupidez.


Festejar el absurdo es no saber pensar…no podemos seguir los patrones alienantes e irreflexivos de lo absurdo: La Ignorancia no es felicidad, la corrupción no es astucia, la trampa no es genialidad y la discriminación no es una guía moral. ¡Qué lo absurdo no domine nuestras vidas! 


Por un Puñado de Absurdos: La Sociedad Que No Sabía Pensar

Columna
por:
February 17, 2020
No items found.

Galería

No items found.
Foto: Emiliano Vittoriosi

 

“Por un puñado de absurdos…

La ignorancia felicidad

La corrupción astucia

La trampa genialidad

La discriminación guía moral

Por un puñado de absurdos…

Se naturaliza la violencia

Se justifica la injusticia

Se aplaude la corrupción

Y se valida la estupidez 

Este es el absurdo del absurdo…”

 

Esta columna se basa en una frase del célebre Albert Camus, conocido como el profeta del absurdo “cualquier persona, a la vuelta de la esquina, puede experimentar la sensación del absurdo, porque todo es absurdo” sus escritos no son nada ajenos a la realidad de la sociedad que no sabía pensar…

 

POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA IGNORANCIA FELICIDAD


En un país con altos niveles de desigualdad, injusticia social, violencia y criminalidad, es absurdo disfrutar de manera eufórica e incluso agresiva los resultados de un partido de fútbol mientras están asesinando líderes y lideresas sociales de forma sistemática. Es absurdo utilizar este espectáculo deportivo como cortina de humo para las problemáticas del país.


Es absurdo que nos llamen el segundo país más feliz del mundo cuando los niños y niñas mueren de hambre en la Guajira, en los últimos ocho años van 4.770 muertes, hecho calificado como barbárico por la Corte Constitucional. Y más absurdo que el mismo presidente de la República reparta bombones a los niños y niñas del Chocó, un lugar en donde reina el abandono institucional y la niñez fallece por desnutrición.


Es absurdo que las madres tengan que demandar a ciertos padres irresponsables por inasistencia alimentaria, mientras, algunos de ellos disfrutan con frecuencia de cervezas, cigarrillos y festines nada económicos. Es absurdo que seamos uno de los países con el mayor número de días festivos y menos vacaciones pagas por que NO HAY TRABAJO. 


Es absurdo y triste la orden del cierre del planetario uno de los centros culturales más importantes de Bogotá por “disfrutar” durante seis fines de semana del macabro espectáculo taurino una fiesta de maltrato animal y muerte. ¡Increíble!

 

POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA CORRUPCIÓN ASTUCIA

 

Es absurda una condena de cuatro años de prisión a un hombre por hurtar un cubo de caldo de gallina, como sucedió en la ciudad de Cali, mientras los y las delincuentes de “cuello blanco” siguen viviendo de manera lujosa  en “casas por cárcel” disfrutando de los miles de millones de pesos que le roban a los colombianos y colombianas. 


Es absurdo criticar y quejarse de la corrupción de este país  y no salir a votar a favor de la consulta anticorrupción que finalmente resultó vencida en el año 2018, ¡Esto sólo pasa en Colombia!. Es absurdo que el país sea dirigido por un congreso con una cifra históricamente importante de congresistas con investigaciones por actos de corrupción, y en peores casos nexos con parapolítica y narcotráfico y lo más absurdo seguir votando por los mismos y las mismas.


Es absurdo que el general del ejército colombiano no se pronuncie sobre el asesinato de líderes y lideresas pero sí sobre la reciente muerte de uno de los victimarios más conocidos en Colombia “Alias Popeye” el más sanguinario jefe de sicarios, aunque se trata de una vida humana, no deja de ser absurdo y un reflejo de cómo se valida la corrupción y se invisibiliza a las víctimas de los violentos.

 

POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA TRAMPA GENIALIDAD

 

En Colombia la trampa es valorada, naturalizada y lo peor premiada, es absurdo que en cargos políticos se encuentren personas acusadas de plagio de tesis universitarias  o con falsos títulos de doctorados y no pase nada. Es absurdo idealizar como valores: la astucia, la habilidad de pasar por encima del otro o la otra, la vida fácil, la mal llamada “malicia indígena”, el sacar provecho de lo que se consideran debilidades. Es un absurdo que indigna llamar a la trampa genialidad. La deshonestidad no es una virtud, ni puede ser apreciada de ninguna manera. 


Ejemplo de este absurdo es encontrar en el mercado el juego monopoly para personas tramposas, ya de de hecho este popular pasatiempo es una apología al salvaje capitalismo como para además validar la trampa y deshonestidad en una versión en donde todo vale si no es descubierto. Esto es un claro ejemplo del absurdo en donde la persona más tramposa  evade el castigo  y es la que gana, cualquier parecido con la realidad colombiana...


POR UN PUÑADO DE ABSURDOS: LA DISCRIMINACIÓN GUÍA MORAL

 

Es absurdo discriminar a quién es “diferente” sólo por su identidad de género, raza o cultura, validar los discursos de odio y estigmatizar sólo por un falso moralismo. Es absurdo escandalizarse por una alcaldesa diversa pero no inmutarse ante los feminicidios, violencia y desigualdad. 


Es absurdo que el bastión de la moralidad por lo general sea misógino, machista y violentador y sin embargo, habla de la moral con pleno convencimiento. Absurdo fue boicotear la PAZ con el discurso inmoral e ignorante de la supuesta ideología de género. Este tipo de absurdos le hacen mucho daño a la sociedad, exacerban la violencia, el machismo, la misoginia, la xenofobia y la discriminación en todas sus formas.  

 

Para finalizar, es inevitable recordar la idea que Camus desarrolla sobre "El hombre absurdo", o con una "sensibilidad absurda" lo asocia a la completa inutilidad de su vida. La tarea es superar esta inutilidad y no aceptar fácilmente los designios de lo absurdo, callar es validar la estupidez.


Festejar el absurdo es no saber pensar…no podemos seguir los patrones alienantes e irreflexivos de lo absurdo: La Ignorancia no es felicidad, la corrupción no es astucia, la trampa no es genialidad y la discriminación no es una guía moral. ¡Qué lo absurdo no domine nuestras vidas! 


Prohibida su reproducción parcial o total, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su autor y Revista Level.

COPYRIGHT © 2020 RevistaLevel.com.co

Lo mejor de Revista Level enviado a tu email

Inscríbete para obtener los mejores contenidos sobre género, feminismo y comunidad LGBT

¡Gracias por inscribirte!

Te enviaremos a tu correo
nuestras publicaciones.

¡Ups! Algo salió mal, intenta de nuevo.

Al inscribirte a este correo electrónico, aceptas recibir noticias, ofertas e información de Revista Level Human Rights. Haz clic aquí para visitar nuestra Política de Datos. En cada correo electrónico se proporcionan enlaces para cancelar tu suscripción.

Arriba